Cincuenta años del «milagro de Los Andes»

Portada del periódico «El Guerrillero» de San Fernando, 23 de diciembre de 1972
Hace cincuenta años, un avión que transportaba un grupo de rugbistas uruguayos capotó en la montaña, en territorio argentino pero frente a la comuna chilena de San Fernando.

El avión se estrelló en el Glaciar de las Lágrimas, cerca del Sosneado, Mendoza, del lado argentino y a 1.200 metros de la frontera con Chile.

La mayoría de los pasajeros falleció, pero algunos sobrevivieron más de dos meses para contar su historia, momento que caló hondo en la sociedad local y nacional.

Carlos Páez, uno de los supervivientes, contó ayer a Infobae: “La mayor enseñanza que me dejó la cordillera es que siempre que te la creés, Dios te pega un garrotazo. A nosotros nos pasó: primero fue el accidente, después nos enteramos que ya no nos buscaban, más tarde llegó la avalancha…»

«Debemos ser de las pocas personas que se enteran por una radio que no existen más para el mundo. Nos pasó a los diez días. No entendíamos cómo el mundo seguía andando y nosotros ahí a 3.500 metros de altura, con 20 o 25 grados bajo cero. El ser humano cree que cuando le pasa algo cree que el mundo se detiene, y no es así. Y entonces apareció el grupo, que a cada ‘no’, le dijo que ‘si’. Fue un enorme aprendizaje”, añadió.

El rescate de los sobrevivientes fue posible gracias a que dos de ellos lograron interceptar, bajando por la cordillera hacia San Fernando, con tres arrieros, entre ellos el más recordado, Sergio Catalán, quienes dieron aviso a las autoridades.

El aviso público lo dio el comunicador sanfernandino Archibaldo «Chito» Morales, quien estaba instalado en la intendencia cuando el entonces mandamás provincial de Colchagua, Guillermo Sepúlveda, le dio la buena noticia.

«Un hecho dramático está ocurriendo en este momento señores auditores que tiene a todos los colchagüinos con el alma en un puño, se están recibiendo informaciones oficiales de parte de carabineros de que fue encontrado un avión uruguayo perdido en la Cordillera de los Andes en el mes de octubre con un equipo juvenil de rugby, y que en ese entonces naturalmente su pérdida produjo una gran expectación».

El resto es parte de la historia.

Hay numerosas actividades programadas para conmemorar este suceso. De acuerdo a lo informado por el Diario VI Región, la Fundación Milagro de Los Andes realizará próximamente la recuperación de un mural dedicado al arriero Sergio Catalán en calle Valdivia de San Fernando, y se proyectará un video, fotografías e imágenes del rescate en diciembre.