La esperanza podrá ser realidad

Chile ya tiene presidente electo y su nombre es Gabriel Boric. El representante del Frente Amplio, apoyado por el conglomerado denominado Apruebo Dignidad, será quien dirija los destinos del país a contar del próximo 11 de marzo, sucediendo a Sebastián Piñera.

Se tratará del mandatario más joven de la historia, el que ha recibido más votos en la historia nacional, en la elección con mayor participación ciudadana. El exdirigente estudiantil, actual diputado por Magallanes, representa no solo un cambio generacional sino que también uno inspiracional.

Lo decíamos hace cuatro años, a la luz de los resultados de la primera vuelta de 2017: «el Frente Amplio ha traído nuevos aires a la política chilena» y «con el entusiasmo de la juventud y el deseo de transformar Chile en un país más justo, lograron que la ciudadanía escuchara su voz, contra todos los pronósticos negativos».

La victoria de Boric, por tanto, es también el triunfo de quienes, desplegados por todo Chile, incluso en los sectores más apartados, llegaron con su mensaje de esperanza y de unidad, pero por sobre todo, por una mejor calidad de vida para los chilenos.

El excandidato, quien obtuvo una mayoría amplia, fue ungido por el pueblo chileno para enfrentar los numerosos desafíos que el país enfrenta en este punto del siglo XXI, desde la problemática de las pensiones y la salud pública hasta el combate al cambio climático, que afecta cada día con mayor intensidad a nuestro territorio.

Sin embargo, no será fácil: Boric deberá enfrentar las consecuencias de la crisis social, económica y sanitaria, y deberá conformar un sólido equipo de trabajo que sea capaz de dar respuesta a las principales necesidades de los chilenos, reflejadas en el diagnóstico presentado en su programa de gobierno.

Para lograr ello, necesitará de la colaboración de todos. Bien decía ayer ante una masiva concurrencia en Santiago: será el presidente de todos los chilenos y pondrá oído a todas y todos. Nadie quedará fuera. Y por ello mismo, defenderá el proceso constitucional para que nuestra futura Carta Magna sea una que represente genuinamente al colectivo y no solo a unos pocos, como la actual.

Desde esta tribuna, deseamos el mayor de los éxitos al presidente electo Gabriel Boric y que Chile siga avanzando en sus derechos sociales.