Una rejion rica con habitantes pobres

Hemos conocido rejiones ricas por la fertilidad natural de sus campos i otras que la parquedad natural las ha hecho ser pobres transformarse tambien en ricas, debido al empuje de sus habitantes i al espíritu emprendedor que siempre ha guiado sus actos.

En la primera categoría se encuentra nuestra rejion, distinguiéndose por su poder productivo i por ser sus campos apropiados para cualquier semilla que a la tierra se arroje.

Ahora bien, a cualesquiera se le ocurriria pensar que los pobladores de estos campos son ricos, pero no es así; que podrian serlo, eso no admitiria discusion, por las cualidades que dejamos apuntadas del terreno.

Pero falta en sus habitantes la osadía necesaria para acometer empresas de utilidad práctica i que serian portadoras de la abundancia; verbi-gracia, hai por aca campos resecos, de produccion casi nula i a un kilómetro mas o ménos de distancia, rios que se vacian con la celeridad de un rayo en el mar.

Aunque es cierto que en estos campos, son mui raras exepciones, la propiedad se encuentra subdividida admirablemente i que las empresas de regadio son superioresa los esfuersos i recursos individuales, ¿pero será este un motivo para curzar de brazos contemplando la aridéz de la tierra cuando a un paso de distancia los rios, espontaneamente, casi se desbordan sobre los campos que languideos en saludable refrijerio?

Si viviendo aislado no se puede ejecutar lo que se considera provechoso ¿qué es lo que se opone para combinarlos esfuerzos i los recursos para la realizacion de obras de utilidad proporcional al aporte de cada uno?

Sabemos que entre Licancheu i Navidad, habrian mas de mil cuadras de terreno que se podrian regar con aguas del Rapel i que al lograr hacerlo, quedaríamos cortos al calcular en un trescientos por ciento el valor que la propiedad alcanzaria.

No se nos alcanza, como los propietarios de esos contornos no se asocian i acometen esa obra de beneficios tan seguros i alagadores, como es la que venimos esponiendo.

Obras de regadío como la de los valles ya dichos, se nos dice que hai unas cuantas i que se podrian acometer facilmente.

Esperamos conocer mas detenidamente la rejion i entonces nos haremos un deber en insinuar a los habitantes que se acojan a las facilidades que la naturaleza de motu-propio nos brinda.

Hai algunos campos, es cierto, que no estan en situaciones de poderles dar agua de ninguna parte; pero en invierno el agua de las lluvias se pierde sin beneficios para nadie.

¿Porqué no se labran grandes estanques terrestres se cojen las aguas en el invierno i habria asi agua para regar los campos cuando estos lo pidiesen?

Esta clase de labores por la blandura de las capas de la tierra se podrian hacer sin mucho costo i sus beneficios reembolsarian mui luego a esos empresarios el costo que hubiese demandado la obra.

Esperemos ver a los habitantes moverse en el sentido de apropiarse de la riqueza que se pierde.

Publicación original en periódico “El Progreso” de Matanzas.

Total
0
Shares
Publicaciones relacionadas
error: Content is protected !!