Convencional Loreto Vallejos (ind. ex Lista del Pueblo): «La Convención está trabajando mucho», «hay que defender esa lucha»

Loreto Vallejos

Muchas gracias, buenas tardes a todos y todas. Mi nombre es Loreto Vallejos Dávila, soy del Distrito 15, del norte de la región de O’Higgins, en Olivar está creciendo mi familia, mis hijos, mis hijas, y este trabajo que hemos asumido, esta responsabilidad hemos asumido, ha sido tremendamente emocional, ha sido un viaje de reencuentro de nuestras raíces, de mirar un poco lo que decía el Nico [Núñez], de mirar la realidad, es como que te toman y te dicen: «Esto es lo que está pasando aquí y acá».

Y es muy fuerte porque, me preguntaba yo mientras escuchaba a mis compañeros, ¿para quiénes estamos escribiendo esta Constitución? Ricardo [Neumann] decía «grandes acuerdos». Sin embargo, la gente en los territorios no nos piden grandes acuerdos. Nos piden cosas muy específicas. Y están pidiéndonos a gritos, a llantos, porque me ha desmoronado ver a hombres curtidos por el sol, duros, llorando por lo que está pasando en sus territorios, por el despojo irracional del poder económico, que a cierto sector de la sociedad nos obliga ahora a buscar las amplias mayorías. Yo no estoy diciendo que voy a estar en contra de las amplias mayorías, pero creo que llegó el momento de poner por encima de ciertos discursos que buscan diluir la injusticia para dejar tranquilo a cierto sector, y busca invisibilizar esa lucha. Si hay alguien que tiene que defender esa lucha somos los que estamos convocados y hemos escuchado lo que nos dicen, porque seríamos cobardes si es que ni siquiera lo intentamos.

Me da temor que el discurso del miedo se instale. Tú lo decías recién Ricardo, que efectivamente hay algunas cosas que la Convención no ha hecho bien, pero pucha que ha sido difícil con el torpedeo de los medios de comunicación, porque por mucho que le pongamos empeño, por mucho que nos descrestemos trabajando y nos alejemos de nuestras familias y lo intentemos una y otra vez, eso no sale nunca, y siempre sale el conflicto y el detalle y lo malo. Y compañeros de nuestro trabajo dicen que no hemos escrito ni un artículo, cuando se sabe que no es posible escribir ningún artículo todavía, y eso duele Ricardo, porque cuando uno dice que no han escrito ni un artículo está instalando una mentira de que no estamos trabajando.

El deber de la Convención en estos primeros cuatro o cinco meses era justamente lo que teníamos que hacer: reflexionar, ordenar la casa, generar, abrir los espacios, reglamentarnos. Eso es lo que teníamos que hacer y eso hicimos, escuchar, salir a audiencias. Eso es lo que hemos hecho, y ahora estamos de cabeza escuchando para terminar las normas, y eso no es mentir. El tema está cuando alguien instala y dice «no se ha trabajado», «dejemos la chacota», «no han escrito ni una norma», «se suben los sueldos», instalan mentiras y nos unen con una invisibilidad de tantos tantos años como que nosotros en realidad no existiéramos. Yo voy a defender la lucha de todos quienes nos han rogado que no nos olvidemos de ellos, de ellas, que no nos olvidemos de los territorios y hay que amarillar un poco como decía Nico [Núñez], pero no hay que olvidar nunca compañeros por qué estamos acá, porque esa gente nunca más va a tener esta posibilidad y sabemos cuánto nos costó, nos costó décadas, incluso siglos para compañeros de los escaños reservados, y cuando los ridiculizan, los caricaturizan, cuando te dicen que estamos inventando naciones o que queremos cambiar la bandera, queremos cambiar el himno y lo instalan una y otra vez, y uno nunca tiene la posibilidad de rebatir esa idea, duele y genera mucha molestia.

Pero también nos da esperanza escuchar a mucha gente que nos dice que cree en nosotros, que está esperanzado, que espera que hagamos todo lo que esté de nuestra parte y eso nos motiva y nos levanta.

¿Qué hemos hecho en este tiempo? Hemos conversado, nos hemos conocido, hemos generado acuerdos y estamos de cabeza trabajando en las normas, y lo vamos a defender, y vamos a votar en conciencia, siempre pensando en todos a quienes, quienes son parte incluso de nuestra propia historia, nuestros ancestros, nuestras ancestras, gente que como ustedes se sacó la cresta para educar a sus hijos, que fue invisible por muchos años, yo vengo de una herencia de mucho esfuerzo, de gente que nunca tuvo la posibilidad y estoy aquí gracias a un acuerdo, que gracias también a la lucha de la gente, pudo abrir esta puerta.

La Convención está trabajando mucho y hay mucho qué hacer todavía. Ninguno de nosotros sabía cómo hacerlo y al principio la embarramos a lo mejor, pero tenemos todo el ánimo para poder generar todas las transformaciones que se necesitan, y agradezco la confianza que nos dan y que cada uno de ustedes pueda replicar en los espacios donde estén para que la Convención genere una transformación profunda -y con esto termino- porque el plebiscito de salida tiene que ser aprobado, porque ese es el gran y hermoso el desafío que tenemos.

Porque redactar la Constitución y aprobarla es nuestra misión, no nos sirve una Constitución hermosa rechazada, no nos sirve un año entero de escuchar a la gente cuando se rechaza, por eso que es importante que escojamos muy bien a quiénes depositamos nuestra confianza, a quiénes vamos a elegir como presidente el próximo domingo y a quiénes vamos a darle la confianza para seguir transformando nuestro país, y no tengo miedo en decirlo, tenemos el espacio político, esta lucha no la vamos a perder y hablar de política nos hace bien.

Basta de que nos digan que la política está mala, que es ideologizar, acá no hay ideologías, ideologías baratas, acá hay una profunda reflexión que nos impulsa a defender este proceso, y les agradezco a la organización, a la Glorita [Alvarado], a toda la gente hizo esto posible, a toda la gente que está, y agradecer también a nuestros compañeros que sabemos que buscan la transformación y que no van a tener temor en generar esos acuerdos. Muchas gracias.

Loreto Vallejos