NUEVA REUNIÓN POR TEMA DEL EMISARIO CON LA SUPERINTENDENCIA

Una nueva reunión -esta vez con el ingeniero químico Simón Bruna Gutiérrez, de la Superintendencia de Servicios Sanitarios- tuvo hoy la Comisión Técnica que integran profesionales y representantes de la comunidad organizada e integrantes del Concejo municipal de Pichilemu, por el tema del proyecto de Emisario Submarino.
En la ocasión, el profesional de la SISS, de la Unidad Regulación, Evaluación y Control Ambiental, apoyado por un data show explicó cuál es la función del organismo con relación a su función fiscalizadora de la empresas sanitarias, como específicamente con el tema de las tarifas, entre otros temas. Asimismo, las diferencias entre un Emisario Submarino y una Planta de Tratamiento de Lodos Activados, con sus características, ventajas y desventajas técnicas, como diferencias de costos, entre otros aspectos.
Consultado -por el alcalde Vargas- de cómo la comunidad puede oponerse a ESSBÍO y exigir a que la sanitaria presente otra alternativa, y de cuál es el rol de la SISS -preguntó María Lina Fermandois, de la Cámara de Comercio- el funcionario señaló: “La comunidad puede hacerse oír a través de su participación en la evaluación del Estudio de Impacto Ambiental que la empresa sanitaria presente en la COREMA, fundamentando que existen otras tecnologías, eficientes y menos onerosas. Ahora -la SISS aclaró- no elige ni exige tecnologías, sino que vela porque ésta sea eficiente técnicamente y que sus tarifas sean concordantes con ella”.
Acto seguido, informó: No obstante, si la sanitaria tiene un rechazo a su proyecto. En este caso a la construcción del Emisario Submarino, ésta -dijo- puede recurrir al Comité de Ministros; instancia que puede acoger la reclamación de la empresa o ratificar el rechazo de la COREMA. Para ello, agregó, el Comité de Ministros debe basar su aprobación o rechazo, indistintamente, en si la empresa sanitaria cumple o no, normas medio ambientales en el proyecto”.
Más adelante, Simón Bruna al ser consultado sobre la vigencia de las tarifas y cómo puede -de alguna forma participar la comunidad- indicó que “la que está vigente esta aprobada por la SISS desde el 17 de octubre de 2001, por un período de cinco años; pero la comunidad puede manifestar tanto a la empresa como ante la SISS, que en el proceso de tarificación -que corresponde fijar en este año, por los próximos cinco- sean consideradas otras alternativas de tecnologías, diferente al Emisario Submarino, que determine el cobro por Tratamiento de Aguas Servidas”. Señalando acto seguido, que “eso significará sin duda, que la Tarifa será más alta, por cuanto la actual tarifa considera un Emisario Submarino que es más barata que una Planta de Tratamiento de Lodos Activados”. Mas, agregó, esto la empresa lo puede tomar o no.
Por otra parte la SISS indicó que puede actuar y regular las tarifas, una vez que la empresa las presenta y basado en sus cálculos -que ha modificado de acuerdo a nuevas tecnologìas que existan en el mercado, las hayan incorporado o no a sus procesos productivos u operacionales- previa a una negociación con nuestros propios cálculos de una empresa modelo”.
Sin embargo, “pichilemunews” acotó enseguida respecto a un mayor costo, que “ello será así ante la alternativa que usted da como ejemplo; pero si se aplica otra alternativa -como la de lombrifiltro- más eficiente y más barata, que no produce malos olores, que su operación es de bajo costo, que deja el agua prácticamente potable -en el peor de los casos para usar en regadío de diversos cultivos y áreas verdes- y que además produce “humus”, la tarifa tendría que ser lejos más barata, incluso que el emisario submarino”.
Por otra parte, se dejó en claro que el Emisario Submarino aparentemente “terminaría” con un problema; pero crearía uno tremendamente mayor, al contaminar los cultivos de diversos recursos marinos en las áreas de manejo del litoral; dañando además la base de sustento de miles de personas en el área de la pesca artesanal, a la economía local por los efectos negativos en el turismo. Así lo hicieron ver las profesionales de la ONG “Caletas Sustentables”, Vilma Leiva y Paula Martínez, como también la ingeniero en Acuicultura, Tatiana Arraño.
Lo mismo hizo ver Marcel Charrier, representante del Club de Surf “Punta de Lobos”, como igualmente, Lia Lazo del Comité Ecológico y Adelanto, el comerciante Luis Fernando Pavez, el dirigente de los taxistas José Donoso, entre otros.
Por su parte, el dirigente Alvaro Sifón le solicitó al profesional de la SISS, Simón Bruna, que llevara la inquietud al Superintendente de Servicios Sanitarios, que quienes se oponen y rechazan el proyecto de un Emisario Submarino, no son solamente la Cámara de Turismo -que él preside- y la Cámara de Comercio como el alto personero ha sostenido a través de la prensa; sino la mayoría de la comunidad representada por sus dirigentes, como los ya señalados.
Ante esa inquietud, el vicepresidente de la misma institución y editor de www.pichilemunews.cl, éste acotó: “Y dígale además, que no solo la mayoría de la comunidad ha rechazado el proyecto, sino los propios concejales -dos de los cuales están presentes, Marcelo Cabrera y Roberto Córdova, y el alcalde Vargas- firmaron junto a los dirigentes, notas formales de rechazo, dirigidas tanto a la empresa ESSBÍO, al Intendente Regional, con copia a los parlamentarios de la región y al propio Presidente de la República.
Y a continuación el comerciante Luis Fernando Pavez extendió otra nota, esta vez dirigida al abogado Juan Eduardo Saldivia, Superintendente de Servicios Sanitarios, para manifestarle en términos respetuosos su molestia ante las declaraciones formuladas al diario “El Rancaguino” en entrevista acerca del tema del emisario submarino.
Cabe recordar que el alto personero, en parte de sus declaraciones, señaló que “quienes se oponen al proyecto es gente, muy miserable”; y agregando que -según él- “hay dobles intenciones”. Sin embargo, está muy alejado de la realidad, pues quienes se oponen son personas de todas las clases sociales y que cruzan aspectos religiosos y políticos. En definitiva, el rechazo es mayoritario y no hay dobles lecturas, sino solo en quienes -precisamente- quieren politizar el tema.

Total
0
Shares
Publicaciones relacionadas