COVID-19

Pichilemu en un día de la madre distinto

Hoy se celebra el Día de la Madre, aunque de una forma distinta a los años anteriores. El mundo vive la pandemia de la COVID-19 y en Pichilemu no se está ajeno a dicha realidad, al haberse confirmado ayer el primer caso de la enfermedad.

El comercio de la ciudad, en buena parte, mantuvo abiertas sus puertas en los días anteriores a la festividad, esperando las compras de regalos o pasteles. Una comerciante de calle Aníbal Pinto nos comentó que las ventas, como puede suponerse, no han sido como en años anteriores pero es entendible. «No hay plata».

Durante esta mañana había escasa afluencia de personas en el centro de Pichilemu. En calle Ortúzar, la más concurrida, había gente haciendo fila en una pastelería. A ellos se les acercó el concejal UDI Hugo Toro, quien debería estar haciendo cuarentena por ser parte de la población de riesgo, para entregarles un globo conmemorando el día de la madre.

En calle Aníbal Pinto solo había un par de negocios abiertos. En otros puntos de la comuna, como calle Santa María, la mayoría de los locales permanecían cerrados.