Ormazábal justifica su participación en primarias: “Me quería todo el mundo” (609 electores)

Como en las historias de Macondo que escribiera Gabriel García Márquez, en la comuna de Paredones, el exalcalde y exconcejal Sammy Ormazábal (PPD) ha protagonizado una historia digna del realismo mágico. A pesar de ser inhabilitado por el Tribunal Electoral para ocupar cargos públicos durante cinco años, Ormazábal logró ganar las primarias municipales con un arrollador 69,6% de los votos. Todo un logro si consideramos que su participación era completamente ilegal.

“Las inscripciones para las primarias, entre el candidato del PS y yo del PPD, se desarrollaron con anticipación a que este fallo saliera publicado”, explicó Ormazábal con la calma de quien sabe que la ley es un mero detalle. Y es que, claro, ¿quién podría imaginar que un fallo judicial podría interponerse en su camino hacia el poder?

El exalcalde no podrá competir en las elecciones de octubre, pero eso no ha menguado su entusiasmo. “La comunidad lo sabía (…) la gente sabía que a mí me había salido un fallo del Tribunal Electoral que me inhabilitaba”, confesó Ormazábal, añadiendo con un suspiro emotivo que este cariño lo llena de orgullo. Después de todo, ¿qué son unas pequeñas cuestiones legales frente al amor del pueblo?

“Aparece mi nombre en el voto y fue un voto de confianza, de reconocimiento. De corazón, me siento muy orgulloso porque la gente sabía de mi inhabilidad y aún así llegaron a votar por mí”, declaró. Es reconfortante saber que en Paredones, el respaldo a un candidato no depende de nimiedades como la legalidad o la ética, sino del cariño.

Para Ormazábal, la inhabilitación es solo un detalle técnico. “Fui alcalde por muchos años. El cariño de la gente (…) todo el mundo quería que yo volviera, pero en fin no se pudo”, lamentó, refiriéndose a los 609 electores que, en su mundo, representan a “todo el mundo”. Es conmovedor ver cómo un número tan pequeño puede significar tanto.

Así que, en la saga electoral de Paredones, el mensaje es claro: la inhabilitación es un mero obstáculo para aquellos que cuentan con el respaldo de su gente, sin importar cuán reducido sea su “mundo”. ¡Bravo, Paredones! Una lección de democracia y cariño que debería inspirar a todos.

Total
0
Shares
Publicaciones relacionadas
error: Content is protected !!