Director de Hospital de Pichilemu hace balance de primeros meses en su cargo

El período de pandemia provocó un vuelco en la carrera profesional del doctor Tomás Velozo, porque junto con tener que dejar de lado su especialización en Traumatología que inició en abril de 2020 debido a que los pabellones se reconvirtieron a camas UCI, en diciembre del año pasado asumió como director del Hospital de Pichilemu, establecimiento que en los últimos dos años prácticamente duplicó su población inscrita, superando ampliamente las proyecciones de población que tenía el INE para el presente año.

“En el año 2019 teníamos 13 mil inscritos y este año llegamos a 21.600, si lo ponemos en número del Ministerio de Salud, en relación a los sectores de un Cesfam que se supone son de 5 mil habitantes, nosotros hemos crecido casi dos sectores, prácticamente duplicando la población usuaria en los últimos dos años. Lo bueno es que hemos tenido refuerzos por el Covid, ya que el Servicio nos aportó con personal, si no me equivoco en estos momentos son 34 y trabajamos de muy buena forma con ellos”, explica el doctor Velozo.

El médico asumió la dirección del hospital en plena temporada veraniega “que es muy pesada, ya que prácticamente se triplica y hasta se cuadriplica la cantidad de habitantes de la comuna. Hay fines de semana puntuales en que no cabe una persona más en Pichilemu y es cuando se producen los accidentes graves y somos nosotros los que debemos atender, y tenemos el apoyo del Samu”.

Agrega que eso es lo que a veces complejiza la atención en Pichilemu como comuna “ya que no estamos cerca de los centros derivadores, Santa Cruz a una velocidad rápida está a una hora y cuarto o una hora y media de distancia y los otros centros más, pero de a poco hemos ido aprendiendo y trabajando para optimizar la atención a los usuarios”.

El nuevo director tiene experiencia en la red asistencial, y como el mismo indica, “a pesar que no llevo tanto tiempo en Pichilemu, si lo llevo en la red asistencia, partí como interno en mi último año y luego trabajé como refuerzo en verano en Pichilemu y mi generalato de zona lo inicié ese mismo año en el Cesfam de Paredones donde estuve 3 años, y en el año 2020 inicié mi especialidad en Traumatología en Santiago, pero justo partió la pandemia y los pabellones se cancelaron convirtiéndose la mayoría en Camas UCI, dado que contaban con los ventiladores de las máquinas de anestesia, así que me tocó hacer más trabajo administrativo que clínico en esos momentos, por lo cual me plantee el postergar la especialización para tener un real aprendizaje”.

A partir de esa decisión, en junio de 2020 se trasladó al Hospital de Peumo, donde recibió en octubre del mismo año el ofrecimiento del doctor Roa, en ese entonces director del hospital de Pichilemu, de trasladarse a la comuna costera, ya que quería implementar un sistema de turno con dos médicos en la urgencia, dada la cantidad de pacientes que se estaban viendo en Pichilemu, para lo cual requería un mayor número de médicos”.

Es así como se trasladó hasta la capital de Cardenal Caro donde estuvo a cargo de GES e interconsultas “que era algo que ya conocía desde que estaba en Paredones, además de un par de otros programas más pequeños”. Cuando el doctor Roa comenzó en octubre del año pasado a coordinar su salida del hospital, para irse a realizar su beca, conversó con el doctor Velozo para asumir la subrogancia de la Subdirección Médica durante el período de vacaciones de él y de la doctora Escobedo que ejercía ese cargo “y allí estuve preparándome en la parte directiva hasta diciembre, en que quedé por resolución como director del hospital”.