JOVEN MÚSICO DE PICHILEMU SIGUE PROGRESANDO: DIRECTOR ASISTENTE DE ORQUESTA SINFÓNICA JUVENIL

¿Qué quiere ser cuando grande?, es la típica pregunta a los niños chicos, ya de sus padres o de sus profesores. Esa pregunta más de alguna vez se la hicieron a Cristóbal y él, un imberbe “mocoso” -pero con una personalidad que era un orgullo para sus padres- contestaba sin dudar: “Quiero ser Director de Orquesta”.
Obviamente que no era una frase cliché, sino que producto de su interés por la música, inculcada desde chiquitito al ver su padre, a sus tíos y abuelos, que la más de las veces las reuniones familiares terminaban con guitarreos y canturreos.
Cristóbal, ya con poco más de 18 años, paralelo a sus estudios básicos y medios -que ya concluyó- siguió avanzando y aprendiendo la ejecución de nuevos instrumentos. Primero fue la Flauta dulce, teclados. Ingresó a la Banda Instrumental -que fue creada el 7 de enero de 2000 en su tierra natal- donde aprendió a leer música y a tocar Clarinete y Saxofón. Y siempre responde: “Quiero ser director de orquesta”.
Hace poco más de tres años emigró -junto a sus padres, motivado por la música- a Rancagua, para estar más cerca de otros “peldaños” que él ya los ha dado. Hace ya tres años pertenece a la Orquesta Sinfónica Juvenil de Rancagua. Y paralelamente estudia música en Santiago.
Una semana o un poco más, “pichilemunews” leyó en un medio de comunicación, que se está organizando una gira a Europa para la Orquesta Sinfónica Juvenil, tras ser escuchados por personeros de visita en Rancagua. Nos comunicamos con el padre de Cristóbal y hoy nos dio esta noticia: “Cristóbal ha sido nombrado Director Asistente de la Orquesta Sinfónica Juvenil de de Rancagua, que integran niños y jóvenes de 10 a 28 años más o menos”.
Más adelante nos explica, “él tendrá la misión de trabajar con grupos de músicos, calentar y preparar a la orquesta cuando el titula no esté, trabajar con la orquesta infantil de Rancagua, dirigir cuando el titular no pueda, y tendrá conciertos durante el año y todo lo que significa el trabajo con los músicos compañeros”.
Más adelanta nos agrega: “Ello nos tiene muy contentos y orgullosos por cuanto igual debe tener un grado de ascendencia sobre sus compañeros, ya que él también es integrante”.
Y lo que sigue en el relato de su padre, también es interesante. Aquí va: “Durante el verano, se dedicó a estudiar, viajó el 03 de enero a Concepción a un curso de Dirección, por 15 días dictado por un Director de la Orquesta de la Universidad de Concepción Luis Gorelik, Director argentino que tiene esa Orquesta a cargo, en esa oportunidad, dirigió la orquesta en un ensayo, fue una experiencia muy buena para él, era uno de los pocos chilenos que participaba, la mayoría eran músicos extranjeros, cubanos, costarricense, argentinos, venezolano, etc. El era el más chico, este curso culminó con un gran concierto el 14 de enero en el teatro de la Universidad, en plena Plaza, dado por la orquesta, al que yo asistí y donde dirigieron los alumnos más destacados, todos músicos ya titulados, muy bonito, tengo grabación. El curso tubo un costo de 200 dólares que pagamos nosotros.
No era gratis… desde ese lugar viajamos a Valdivia a otro curso, por una semana dictado por el director Eduardo Browne, músico que ha realizado todos sus estudios en Estados Unidos y este año se radicó en Chile, el es chileno,.. estuvo la semana en la Isla Mancera, dice que fue mejor que el anterior,.. como puedes ver, él se sacrifica por lo que quiere,… todo esto,.. con el gentil auspicio de su mamá y papá, nada barato, pero bien. Ahora, está participando, y luego de jorobar y sacar por cansancio a David del Pino, Director de la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile, como alumno oyente de él, va a todos sus ensayos, lo sigue por todos lados, hasta que lo ha aceptado. Este director es un personaje,… así que ya está en la mira al parecer de este director, que es quien la lleva en este país,.. en la música por supuesto.
Cristóbal es -ahora joven pichilemino- hijo de Mauricio González Becerra y de Oriana Ramírez Urra, profesores y pichileminos que están ejerciendo en la comuna de Codegua.
Nosotros nos alegramos de los progresos de Cristóbal y no me cabe duda que seguirá dando satisfacciones a sus padres, familiares y porque no decirlo: orgullo a su tierra natal, Pichilemu. Como también a quienes han sido sus profesores, sus maestros músicos que le enseñaron y a algunos que de una u otra forma, impulsaron la creación de la banda Instrumental, proyecto presentado al Concejo Municipal por “pichilemunews”, en el año 1997, pero que solo el 2000 tuvo “la pasada y voluntad” de esa instancia municipal.
Si hay algo que de orgullo a Pichilemu, hoy, es precisamente la banda Instrumental y Jazz Band.

Total
0
Shares
Publicaciones relacionadas