Propaganda

¿Por qué necesita nuevo edificio el hospital de Pichilemu?

El próximo trimestre debería realizarse por parte de Concesiones del Ministerio de Obras Públicas, el proceso de licitación de la construcción de los nuevos hospitales de Rengo y Pichilemu, siendo estos los primeros hospitales de la Región que se incorporan al modelo de Alianza Público Privada (APP) y que permite acortar los plazos para la ejecución de proyectos de infraestructura, además de entregar la mantención del establecimiento la empresa que se adjudique la licitación “donde lo que falle es de reposición inmediata por parte de la empresa, desde una luz hasta un equipo médico como un scanner”, explicó la el subdirector médico (s) del Servicio de Salud O’Higgins, doctor Esteban San Martín.

En este caso, lo que se busca no es sólo la construcción de un nuevo edificio, sino que la normalización de los hospitales, es decir enfrentar la brecha en materia de recursos humanos, en relación con las prestaciones actuales y proyectadas y también en materia de equipamiento, a objeto de incorporar nuevos avances tecnológicos y adecuar las carteras de servicio, otorgando mayor cobertura a la población beneficiaria, considerando prestaciones a futuro que hoy no poseen.

Para ello se realizan diversos estudios previos a la inversión como son la gestión y cartera de servicio, demanda de prestaciones, recursos humanos, infraestructura, equipamiento, tecnología de la información y sustentabilidad financiera “que se basan en el crecimiento de la población, demanda epidemiológica, polos de desarrollo, producción y demanda proyectada, además del diseño de la red asistencial , lo que nos permite establecer cuántas camas se van a necesitar, cuántos boxes médicos, cuántos pabellones, en razón a los requerimientos futuros de la zona en que se ubica el establecimiento, este es un diseño complejo”, precisó el doctor San Martín.

El médico resaltó que es conocido por todos que, como el hospital de Pichilemu está ubicado en la zona de evacuación en caso de un tsunami “requería urgentemente trasladarse a un lugar más alto, para que en caso de que pudiera ocurrir un evento de estas características, la población tenga un hospital seguro al cual pueda acudir y que no esté en zona de inundación o de evacuación en caso de tsunami”.

Agregó que en este establecimiento “también hay un pequeño aumento de camas, de 25 a 27, pero en este caso el enfoque es al aumento de número de boxes, para que exista la posibilidad de rondas médicas de especialistas, que permitan que el médico atienda a los pacientes en Pichilemu, en vez que sea el paciente quien se traslade al hospital de mayor complejidad”.