Controversia entre el oficialismo y alcalde de Pichilemu por futura ubicación de liceo y hospital

La relocalización del Hospital de Pichilemu y del Liceo Agustín Ross Edwards no es tema nuevo. Desde el 2010 que se ha planteado su traslado a sectores de seguridad en caso de la ocurrencia de un tsunami, y en los últimos años se dieron ciertos avances para lograr su consecución. En ese sentido, el alcalde de la comuna, Roberto Córdova Carreño (PS), señaló en 2017 que el liceo se construiría en la avenida Cáhuil, por la mayor concentración de población en ese lugar.

Sin embargo, el nuevo Gobierno dio un golpe de timón y la construcción del establecimiento educacional y el recinto hospitalario no se realizará donde consideraba la autoridad municipal, sino que en avenida Hernando de Magallanes, cerca del Cerro la Cruz.

De hecho, el director provincial de educación Antonio Carvacho Vargas (RN), acompañado del gobernador de Cardenal Caro, Carlos Ortega Bahamondes, y la jefa de división de planificación de la intendencia, visitaron ayer el terreno que será adquirido con fondos del Gobierno Regional. También se encontraba presente el consejero regional Jorge Vargas González (ind. UDI).

Al enterarse de estos hechos, un iracundo Roberto Córdova se volcó a las redes sociales para descargar su frustración. Señaló la autoridad supuestamente socialista que “hoy nos encontramos con una iniciativa manoseada y politizada al máximo”, asegurando que hay “nuevos actores y autoridades” que metieron las manos donde no debían, “se han tomado de su militancia política, primero, para entrabar y después aparecer de facilitadores de un proceso donde para nada se hace necesaria su presencia”.

Dijo el alcalde que se trata de una “decisión prácticamente tomada”, y considera errado que se pretendan instalar ambas instituciones en un mismo lugar y en una calle que “en algunos puntos no pasa de los 20 metros de un cierre a otro”, por lo que a su juicio “se pretende darle una carga ocupacional mayor a la que ya tiene esa calle”.

A pesar de las numerosas críticas que Córdova realiza en su escrito, dijo que “nosotros vamos a autorizar la nueva evaluación porque entendemos que este proyecto es fundamental para la educación de nuestra comuna”, pero advierte “es nuestra obligación hacer ver los problemas que se van a crear y que podrían ser para siempre”.

Algunos de sus simpatizantes y azuzadores profesionales achacaron la responsabilidad de los hechos al consejero Vargas, cuya disputa con Córdova es de larga data.

Autor entrada: Redacción