Avalancha en la ramada: crónica de una muerte anunciada

16, 17, 18 y 19 de septiembre de 2017. Todos estos días la ramada oficial “La Bombonera” hierve de público, hasta la 1 ó 2 de la madrugada los escasos guardias pueden controlar que quien entra haya pagado su entrada, luego progresivamente o se entra empujando por la salida o se entra empujando por la entrada. En tanto, en la parte de atrás de la ramada que da a un canal y a la calle Carrera, se han roto tablas de las paredes, permitiendo que por diversos hoyos entren de a uno por uno más y más gente, esto hasta que viene un guardia a pararse al frente. Al retirarse, vuelve a empezar a entrar gente una por una. Por otro lado, algunos gimnastas de borrachera trepan las paredes de tablas hasta arriba, desde ahí se balancean para bajar al piso de un salto de al menos 2,5 metros, al mismo tiempo que la pared se bambolea medio queriendo venirse abajo por completo. En la pista de baile en tanto, cada ciertas canciones se corta la luz debido a que algún intrépido asistente se le ocurrió trepar por los postes hasta el techo, cortando los cables de las ampolletas. Cada otro tri de rancheras a lo lejos se escucha una pelea, nada grave, insultos, botellazos, se levanta un poco de polvo y que siga la fiesta ¿Carabineros? En la parte alta, haciendo acto de presencia frente al Centro Cultural.

20 de septiembre de 2017. Concluyen las celebraciones oficiales de las Fiestas Patrias 2017, el calendario nos favoreció con varios días de alcohol y comida desenfrenados. No obstante nos sobamos las manos ¡¡Desde este día sabemos!! que el año venidero, “el 18 del 2018”, viene con 5 días de amplia parranda larga…

Principios de septiembre de 2018. Se descargan en el mismo lugar de los últimos años, frente al Centro Cultural y a la salida del Bosque Pequeño, centenas de ramas de eucaliptos, metros de mallas kiwi, camiones de maderas, clavos, tornillos y herramientas, y es que como tantos años, comienzan los trabajos en la que será la fonda oficial: “La Bombonera”.

El sitio del suceso. Un rectángulo eriazo de tierra cobija en el verano a los tradicionales juegos playeros (en un año no muy lejano, el tagadá se partió en dos resultando un par de heridos de diversa consideración). Según dicte el calendario, durante el resto del año este sitio es solo ocupado un par de días para Fiestas Patrias. El lugar se ubica específicamente en la esquina de Av. Agustín Ross con Evaristo Merino. Inmediatamente poniendo un pie dentro del Bosque Municipal a mano siniestra, una escalera de decenas de peldaños desciende hasta él, siendo la entrada y salida principal de este espacio. Por el lado contrario existe un ingreso secundario que da a calle Carrera, a través de un pequeño puente que cruza un canal de ocasión.

La construcción de la ramada es en su mayoría madera, con postes que sostienen un entramado de varas, que a su vez sostienen las ramas de eucaliptos y los cables de la luz. Las paredes también son sostenidas por postes, cruzados por tablas horizontales que hacen la altura de la pared. En una esquina se encuentra una baranda de algunos metros de largo que hace las veces de bar.

Sábado 15 de septiembre. Se inaugura la ramada oficial de la ciudad de Pichilemu: “La Bombonera”. La asistencia de los parroquianos es normal y sin aglomeraciones, hasta se podría decir que es baja en comparación con años anteriores. Por supuesto hay que tomar en cuenta que siempre la primera noche es lenta, que la mayoría de los turistas llegaron ayer tarde por la noche o recién hoy durante el día, sin ir más lejos los embotellamientos en las principales carreteras del país son kilométricos. No es difícil advertir que los días fuertes serán domingo y lunes.

El público de un 18 de septiembre en Pichilemu. Un grupo homogéneo, conformado en su “gran mayoría” por jóvenes recién niños, de segmentos altos de la sociedad, no conocen más allá del Mall Costanera Center, “hijos de mamá y papá”, es decir, de familias “bien constituidas”, católicos en su mayoría, pro-vida, matriculados en primeros años de la universidad, arriendan cabañas en subgrupos de 6 en adelante, sin problemas, sin necesidades, el objetivo es tomar lo más posible, agarrarse alguna chiquilla, encontrarse con sus ex compañeros del San Jorge o del Grange, con las chicas de la U. Andes o de la Adolfo. En fin, respetar poco y nada a la ciudad y menos a los “rotos”. Acostumbrados a no perderse ningún evento, Lollapalooza o fiesta electrónica que haya, ¿el precio? No importa, papá paga. ¿Cómo iban a perderse una “fiesta de rotos” a la que iban a viajar especialmente?

Domingo 16 de septiembre. Desde que oscurece la afluencia aumenta a una velocidad vertiginosa, el público que había la noche anterior se ha multiplicado por 4, 5 o más, solo bajar la escalera es muy lento y complicado, la iluminación es escasa, casi nula. En la entrada de la ramada se controla el pago del ticket, misión que se cumple a duras penas hasta las 23 horas. Luego, el volumen y la vehemencia de algunos se vuelve mayor a la capacidad de la entrada, una masa de gente pugna por entrar sin pagar en “La Bombonera”.

Lunes 17 de septiembre. Apenas comenzado el día, la fiesta está en su plenitud, sigue una gran aglomeración de personas intentando entrar por la fuerza a la ramada. Poco antes de las 02:00 resultan varios heridos, se da la alarma y concurren Carabineros, Bomberos y ambulancias al lugar, posteriormente la fonda sigue funcionando con entrada liberada.


Hecho recién ocurrido. Son los grupos de Whatsapp los que primero comentan lo sucedido en “La Bombonera”, al mismo tiempo la sirena de Bomberos alerta a los pichileminos y turistas en general ¡¡Algo pasó!! ¿Qué pasó que suena tanto la sirena? Se preguntan en el Facebook más popular de la ciudad, “Mercado negro Pichilemu”.

Pasadas las 2 de la madrugada. Los portales digitales locales lanzan las primeras informaciones periodísticas acerca de los hechos ocurridos, se informa sobre una turba de jóvenes que intentaron ingresar violentamente a la ramada oficial y que al menos hay 7 lesionados.

10:30 horas. La noticia aparece en uno de los portales más importantes a nivel nacional, Radio Cooperativa hace eco de la noticia poniendo énfasis en los heridos. Con esto se reproduce en canales de televisión y otros portales de radio.

13:30 horas. La noticia escala a nivel nacional y es la primera nota en aparecer en el noticiario 24 Horas Tarde de Televisión Nacional.

18 de septiembre. La noticia es portada de LUN, con énfasis en la pichilemina Gissel Pérez, alumna de Kinesiología que puso en práctica lo aprendido y salvó la vida de una de las heridas, además estuvo en vivo en un matinal televisivo.

*Los horarios son aproximados y cualquier similitud con la obra “Crónica de una muerte anunciada” de G.G. Márquez es de adrede.

Autor entrada: Pablo Javier Canales Saravia

Pablo Javier Canales Saravia
Abogado