Cura párroco de Pichilemu habría sido suspendido tras denuncias por “conductas impropias”

El cura párroco de Pichilemu, Pablo Donoso y Donoso, en diciembre del 2014. Foto: Archivo El Marino.
Esta mañana se conoció que el cura párroco de la ciudad, Pablo Donoso y Donoso, habría sido suspendido en el marco de las denuncias por conductas impropias y abusos sexuales conocidas en los últimos días.

Ayer se informó que quince sacerdotes fueron suspendidos y uno de ellos presentó su renuncia ante la Santa Sede, según comunicó el Obispado de Rancagua luego de la emisión de un reportaje televisivo. Se hizo cargo de las labores eclesiásticas en la comuna de Pichilemu el párroco de La Estrella, Iván Mancilla Bustos.

Se ha confirmado que otros de los sacerdotes investigados y suspendidos son Óscar Zúñiga, de Las Cabras; Héctor Fuentes, de Peumo; Róbinson Piña, de Chimbarongo y capellán del Instituto San Fernando.

En mayo del 2013, la presidenta de la agrupación NO MÁS ABUSOS CONTRA LOS MENORES, Claudia Guerrero, hizo una denuncia en el programa “Mentiras Verdaderas” contra una presunta red de pedofilia que operaba en varias ciudades de la Región de O’Higgins, entre ellas Pichilemu. Consultado por el periódico El Expreso de la Costa, el cura Donoso dijo no conocer “nada de lo que usted me menciona”. Aseguró además que ese tipo de delitos son “condenables, por cierto, desde todo punto de vista”.

Pablo Donoso y Donoso estuvo a cargo de la parroquia de Pichilemu desde el año 2005.

La información sobre la suspensión de Donoso fue dada a conocer, primeramente, por la radio Somos Pichilemu, medio que curiosamente mantuvo una relación cercana con el ahora alejado párroco.

Autor entrada: Redacción