Las divisiones político-administrativas y la eterna búsqueda del progreso de nuestra costa

Pinochet firma el decreto que crea la Provincia de Cardenal Caro, en Pichilemu. Foto: El Mercurio.
Pinochet firma el decreto que crea la Provincia de Cardenal Caro, en Pichilemu. Foto: El Mercurio.

Pichilemu se convirtió, flamante, en la capital de la Provincia Cardenal Caro, el 3 de octubre de 1979, luego que el entonces gobernante de facto, General Augusto Pinochet Ugarte, firmase en nuestra comuna su creación. La creación de la provincia, producto de su separación de la de Colchagua, significaría mayor descentralización para una zona que históricamente se vio aislada y… abandonada. Sin embargo, existe una larga historia, de más desaciertos que aciertos, para impulsar esta zona.

La zona de Pichilemu y los demás pueblos que actualmente componen nuestra provincia han sido eternas víctimas de la centralización que, incluso hasta nuestros días, aqueja a nuestro país. Si bien, por allá en la década de 1920, el tren logró acercar a las comunidades costeras y a Pichilemu con el resto de la provincia de Colchagua, el progreso tardó mucho tiempo en llegar y distribuirse…

Para ser un territorio con una población algo menor, se necesitaba un empuje que le ayudara a esta tierra surgir. Es así como, en la década de 1910, se propuso en el Congreso la creación de una nueva división administrativa, a partir, aparentemente, del departamento de Santa Cruz: el departamento de Rapel. Éste se constituiría por las comunas-subdelegaciones de Matanzas (hoy Navidad), Pichilemu, El Rosario (posteriormente Litueche), Calleuque (en la actualidad parte de Peralillo), y su capital La Estrella. Según cita Don Antonio de Petrel, los límites de este departamento serían: “Una línea que partiendo de la Laguna de Cáhuil se prolongue al norte incluyendo la comuna de Calleuque desde ahí, la línea divisoria tomaría al noreste para llegar a la junta de los ríos Cachapoal y Tinguiririca; el límite norte serían desde la junta, las márgenes del Rapel hasta el mar”. Sin embargo, y a pesar de la necesidad imperante de la creación de un ente político-administrativo, no hubo voluntad política, y el propuesto departamento de Rapel quedó en el olvido.

Salvador Allende
El presidente Salvador Allende Gossens.

Muchos años más tarde, durante el gobierno de Salvador Allende Gossens, para ser específico el 5 de septiembre de 1972, el Presidente propone al Congreso la creación del Departamento de Peralillo, para descentralizar el departamento de Santa Cruz. “”El Gobierno, compenetrado de los serios inconvenientes que afectan a los habitantes de las comunas del departamento de Santa Cruz que se encuentran a mayor distancia de su sede, ha resuelto proponeros la división de su territorio, creando un nuevo departamento cuya cabecera será la comuna de Peralillo.” Complementa Allende, argumentando: “Lo anterior se justifica plenamente, pues los problemas que se presentan a aquellos pobladores se derivan, precisamente, de la enorme extensión del referido departamento de Santa Cruz, lo que les impide realizar oportunamente sus trámites administrativos o judiciales, con el consiguiente perjuicio para ellos.” El departamento propuesto sería compuesto por las comunas de Peralillo, Marchigüe, Pichilemu, Rosario Lo Solís, La Estrella y Pumanque.

Peralillo habría sido sugerido como cabecera de departamento por el diputado Héctor Ríos, dando como razones para ello “su mayor población” (en relación a las demás comunas del propuesto departamento), “como también, por su superior percepción de contribuciones”, y más importantemente por “la dotación de servicios públicos con que cuenta Peralillo”, siendo esto último “determinante” según palabras de Allende, ya que la otra comuna propuesta como cabecera, Marchigüe, si bien Allende reconoce es más equidistante de las demás comunas, significaría “un gasto excesivo para el erario nacional acondicionarla” con los servicios que Peralillo ya contaba.

Portada El Cóndor 25 agosto 1973Sin embargo, eventualmente se descartó a Peralillo, tanto su nombramiento como capital del departamento propuesto, como su inclusión en éste. Se privilegió, en tanto, a Marchigüe como capital departamental. Se renombró el departamento como Departamento Cardenal Caro (a veces también denominado Departamento José María Caro), siendo así aprobado por el Congreso Nacional, y promulgado por el Presidente Allende en agosto de 1973.

El periódico “El Cóndor” de Santa Cruz reportó el hecho en su edición del 25 de agosto de aquel año, citando al senador Víctor Contreras Tapia: “Este es un paso importante para la descentralización administrativa y abre las puertas para el desarrollo regional. Lo conseguido hoy es fruto de la perseverancia que han colocado a esta tarea todas las comunas que integran el nuevo departamento de la provincia de Colchagua.” El mismo periódico anunció una serie de festejos, posterior a fiestas patrias de ese año, en el que se le dedicaría un día a cada comuna, “un verdadero carnaval costero con ferias y exposiciones”.

El 4 de septiembre de ese año fue publicado en el Diario Oficial la ley 17.965, que oficializó la creación del departamento Cardenal Caro. Lamentablemente, una semana exacta después, ocurrió el golpe de estado que derrocó al Presidente Salvador Allende, y la implementación de este departamento se vio truncada; la reciente ley se hizo “letra muerta”.

Pero este intento por descentralizar a la costa (entonces) colchagüina no quedó del todo tirado. El gobierno (o dictadura) militar impulsó una nueva regionalización para Chile, a cargo de un organismo denominado CONARA (Comisión Nacional de Reforma Administrativa). La antigua división administrativa, compuesta por provincias y departamentos, fue renovada, transformando a estas divisiones en (casi equivalentes) regiones y provincias, respectivamente. Todo esto a partir de diciembre de 1973. Nuestra actual región, entonces, fue dividida en las provincias de Cachapoal y Colchagua.

Diario El Rancagüino, 4 de octubre de 1979Pasó poco tiempo antes de que las autoridades tomaran razón de que una nueva división regional hacía falta; el intendente Jaime Lucares señaló a “La Tercera” en mayo de 1977 que la región estaba dividida en “tres sectores bien demarcados: la zona de la cordillera, el valle Central y el sector de la costa”. La nueva provincia sería un hecho. Lo más difícil sería tomar la decisión de qué comuna sería la capital… una verdadera batalla se libró entre las comunas de Santa Cruz, Marchigüe y Pichilemu. Esta última, a pesar de tener menos factibilidad de convertirse en capital, se llevó “el premio mayor”, gracias a la lucha incansable de varios vecinos de la comuna, que pelearon por que nuestra comuna de Pichilemu lograra el ansiado progreso.

El nombramiento de Pichilemu como capital provincial, sin duda, marcó un hito importantísimo para nuestra historia. La provincia de Cardenal Caro, entonces, fue creada el 3 de octubre de 1979, y se compuso por las comunas de Litueche (renombrada poco tiempo antes), La Estrella, Marchigüe, Paredones y Pichilemu, todas ellas originales de la provincia de Colchagua, y la comuna de Navidad, originalmente de la provincia de San Antonio.

¿Hubiera progresado tanto, como lo ha hecho hasta ahora, Pichilemu, de no haber sido por la creación de esta provincia? Personalmente, no lo creo…

Diego Grez Cañete
Estudiante de Licenciatura en Historia, Universidad de Chile
Twitter: @dgrezc

Autor entrada: Redacción