Ordenan cierre de bocatomas por protección ante eventuales crecidas por lluvia

La Dirección General de Aguas (DGA) del Ministerio de Obras Públicas (MOP) de la región de O’Higgins ha emitido una instrucción crucial para proteger la infraestructura y las comunidades locales ante las inminentes lluvias de temporada. A partir de mediados de mayo y hasta septiembre, se ordena el cierre de todas las bocatomas en cauces naturales de la región, así como la remoción de elementos adicionales que puedan obstaculizar el flujo libre del agua.

La seremi de Obras Públicas, María de los Ángeles Latorre, explicó que esta medida es preventiva y tiene como objetivo principal evitar daños en obras de defensa, caminos, y otras infraestructuras, así como proteger a la población local. “La DGA tiene la facultad de vigilar las obras de captación en cauces naturales con el objeto de evitar perjuicios, por eso se emite esta instrucción de modo preventivo”, afirmó.

Dayanna Aravena, Directora Regional de Aguas, destacó que la DGA realizará fiscalizaciones para asegurar el cumplimiento de esta instrucción. “Quienes tengan obras de captación en los cauces naturales deben cerrar las bocatomas de sus canales y retirar todos los elementos adicionales que puedan entorpecer el libre escurrimiento de las aguas”, indicó.

Además, se ha instruido a aquellos con captaciones rústicas a realizar los cierres con materiales adecuados y habilitar cauces de descarga para desviar posibles excesos de agua. Esto es crucial para prevenir desbordes que puedan afectar poblaciones, caminos u otras obras cercanas a los cauces.

La medida también aplica a administradores de tranques y embalses, quienes deben tomar precauciones para que el agua almacenada y los excesos no pongan en peligro la vida o la salud de los habitantes de las áreas circundantes.

Excepciones y Requisitos

Los canales que suministran agua para uso doméstico, industrial o para el riego de cultivos de invierno pueden seguir operando bajo ciertas condiciones. Deben informar previamente a la DGA y asegurarse de que el acueducto esté en óptimas condiciones, con dispositivos adecuados para controlar el flujo de agua durante las crecidas y evacuar excesos sin afectar a terceros. Además, deben contar con personal competente y un plan de acción frente a crecidas.

También deben comunicar a la DGA, al municipio y a la delegación provincial los detalles del cauce, localización, punto de captación, período de operación y los datos del encargado de manejar la captación y el acueducto.

Sanciones

El incumplimiento de estas medidas puede resultar en multas significativas, que van desde 51 UTM ($3.337.593) hasta 500 UTM ($32.721.500 aproximadamente). Además, se podrán tomar acciones civiles o penales contra los infractores.

Con estas medidas, la DGA busca minimizar los riesgos asociados a las lluvias intensas, protegiendo tanto a la infraestructura pública como a las comunidades de la región de O’Higgins.

Total
0
Shares
Publicaciones relacionadas
error: Content is protected !!