Desmantelan restos de la antigua mansión faraónica de Tanumé

Bajo completo secretismo y habiendo puesto todas las trabas habidas y por haber para acceder al lugar, los propietarios de la antigua mansión faraónica de Tanumé, en la comuna de Pichilemu, han iniciado su desmantelamiento.

Así pudo comprobarlo en esta jornada, en visita al lugar, el historiador local Antonio Saldías González.

Los trabajos se han realizado recientemente, hace menos de una semana, probablemente como manera de alejar a los turistas que, a pesar del difícil camino de acceso, llegaban al lugar.

Las esfinges exhiben un letrero que señala «en reparación» y están tapadas por malla rachel.

En el lugar existe vigilancia y los cuidadores no permiten acercarse más allá de la alambrada. Sin embargo, señalaron que se están desprendiendo pedazos de las cabezas de las esfinges y que las van a restaurar y mantener en el lugar. Estas personas de seguridad tienen orden de no permitir a nadie el ingreso dentro del cerco de alambres.

«Se ha marcado la muerte de este inmueble patrimonial, de la hacienda chilena, la hacienda Tanumé, cuyo edificio fue levantado por don Pedro Santander hace casi dos siglos, y después restaurado y reposicionado como la gran escenografía de la ópera Aida por don Manuel Aspillaga», reseñó Saldías.

«Hoy el actual regente de este lugar decidió pasarle el Caterpillar», concluyó.

Aunque el recinto es propiedad privada, los restos de la antigua mansión no se hallaban declarados patrimonio cultural, por lo que estas obras pudieron realizarse sin ningún tipo de problemas.