Lolol despidió a exalcalde Agustín Contreras Duarte

El pasado jueves se conoció el fallecimiento de Agustín Contreras Duarte, quien fuera alcalde de la comuna de Lolol entre 1971 y 1973, y luego entre 1992 y 1994. Además, se mantuvo en calidad de designado por la dictadura militar por algunos meses en 1973.

Contreras tenía 76 años y su deceso se produjo en la madrugada del jueves a causa de una falla multisistémica, en la ciudad de Santiago.

Nació en Lolol el 1 de septiembre de 1945. Colaboró ocasionalmente en los periódicos La Región y El Cóndor. Militó en el partido Demócrata Cristiano y fue electo regidor de la comuna de Lolol por los períodos 1967-1971 y 1971-1975. En este último período asumió la alcaldía comunal. Se destacó en esa época por ser un fiero opositor al gobierno de la Unidad Popular, que comandaba el presidente Salvador Allende, señalando en 1972 que era «una farmacia vacía porque no tiene remedio». Participó en tomas de instituciones públicas, como INDAP, en 1973.

Tras el advenimiento de la dictadura militar el 11 de septiembre de 1973, permaneció en la alcaldía lololina en calidad de provisorio hasta noviembre del mismo año. Al finalizar el régimen de Pinochet, fue elegido en 1992 concejal de la comuna, ocupando la alcaldía durante los dos primeros años del período 1992-1996. Fue candidato al municipio de Huechuraba en 1996, sin éxito; tampoco lo tuvo en 2004 al postularse a la alcaldía de Lolol. Fue director provincial de Educación de Colchagua entre 2001 y 2004, durante el gobierno de Ricardo Lagos.

Al conocerse su fallecimiento, la municipalidad de Lolol declaró duelo comunal por tres días y ordenó el izamiento del pabellón patrio a media asta en las dependencias municipales. Sus restos fueron velados en la parroquia de Lolol. Tras una misa ayer viernes, se le rindió un homenaje póstumo en el frontis de la municipalidad de Lolol.

El alcalde José Alfredo Román «destacó las virtudes como servidor público y ser humano que siempre demostró don Agustín, su respeto por los demás y el amor por su querido Lolol, al que profesaba un tremendo cariño y por el cual trabajo incansablemente».

Sus restos fueron sepultados en el cementerio parroquial.