SALINEROS DE CARDENAL CARO SERÁN APOYADOS PARA ENFRENTAR LOS DESAFÍOS DEL MERCADO

CORFO brindará apoyo estatal

SALINEROS DE CARDENAL CARO SERÁN APOYADOS PARA ENFRENTAR LOS DESAFÍOS DEL MERCADO

– Salineros de Cáhuil, Barrancas y La Villa de la comuna de Pichilemu. Y de Lo Valdivia, en la comuna de Paredones, están de plácemes.

 – Valor agregado a la producción y la creación de una microempresa encargada de la comercialización son parte del trabajo que están realizando los salineros para levantar esta tradicional y única actividad productiva en Chile.

Con más de 50 productores de sal de las localidades de Cáhuil, Barrancas y La Villa en la comuna de Pichilemu, y de Lo Valdivia, de la comuna de Paredones,  se puso en marcha la etapa de formalización de la unidad comercial que permitirá a los salineros agregar valor a sus productos, abrirse a nuevos mercados  y posicionarse como una actividad económica relevante para el territorio del secano en la Región de O´Higgins.

Estos son parte de los objetivos trazados por el proyecto Profo Microempresa de Salineros; una iniciativa de Corfo que tiene por objetivo crear una empresa formal que reunirá  a  10 microempresas del rubro, las que a su vez agrupan a más de 33 pequeños productores de sal de las localidades ya señaladas y que pertenecen a las comunas de Pichilemu y Paredones.

El Director Regional de Corfo, Félix Ortiz Salaya, destacó la importancia del trabajo asociativo de los salineros y del esfuerzo que a través del cofinanciamiento de estos proyectos realiza el  Gobierno de Chile para generar nuevos empleos. “Estamos muy orgullosos del trabajo que realizan y  sabemos que este es el inicio de muchos desafíos y metas para que esta empresa que  comenzamos a formar se convierta -en el largo plazo- en una empresa de clase mundial”, apuntó en forma optimista.

Esta importante iniciativa -ejecutada por Copeval Desarrolla- además de terminar con las limitaciones productivas se enmarca en un concepto de integralidad incorporando el apoyo de la Secretaría Regional Ministerial de Minería y destacando las salineras de Cáhuil como parte del patrimonio por ser una actividad única en el país, que permitirá transformaciones en la economía local y familiar.

 

Por su parte, Luis Muñoz Leiva, dirigente de la Cooperativa de Salineros de Lo Valdivia, explicó que el apoyo entregado por Corfo es un peldaño fundamental. Dijo: “Este proyecto nos da las herramientas para otorgar valor a nuestra materia prima y para financiar la ejecución de una gestión empresarial”. 

En tanto, Marco Labarca Párraguez -presidente de la Cooperativa Cáhuil, Barrancas  y La Villa- manifestó que la asociatividad de los salineros se estaba trabajando desde hace algunos años a través de la formación de las cooperativas, mas “hoy gracias a  Corfo nos estamos uniendo para desarrollar y comercializar en forma conjunta nuestros productos, ya  que es la única posibilidad que tenemos para enfrentar el mercado.  Por ello es necesario que creemos esta empresa que se dedique a la comercialización, a la producción limpia y al ordenamiento de la producción”.

Asimismo, la Seremi de Minería, María Loreto Barrera, señaló que en este contexto se ha gestionado el financiamiento para la construcción de una sala de proceso de sal de mar y la implementación de una línea de proceso de secado, gestionando además la compra a través de Codelco Chile   de 800 toneladas de sal para la presente temporada.

PEL Salineros de Cáhuil

En forma paralela al proyecto Profo Microempresa, Corfo está  ejecutando en la comuna de Pichilemu el Programa de Emprendimientos Locales, Pel Salineros de Cáhuil,  que  busca  reducir las brechas productivas  de infraestructura,  tecnología y de gestión  asociadas a la producción, cosecha y comercialización de sal de mar, incorporando valor agregado a los productos, mejorando las condiciones actuales de producción y venta, a través de una estrategia diversificada de la oferta de sal de mar.

De esta forma Corfo integra a otros 25 pequeños microempresarios vinculados a la producción y comercialización de sal de mar mediante prácticas artesanales de las localidades de Barrancas, La Villa, Lo Valdivia y Cáhuil ubicados en el sector costero sur de Pichilemu denominado Ruta de la Sal. 

Los beneficiarios recibirán capacitación para formular y  desarrollar  planes  de negocio para cada, donde se incluya un plan de trabajo detallado y un proyecto de Inversión y/o de capital de trabajo a materializar.

MÁS VALE TARDE QUE NUNCA

Aunque lamentablemente en la comuna de Pichilemu hay dos experiencias “que nos fueron de ellas las esperadas” como es el caso de la Cooperativa Copecol de Santa Cruz –que la metieron a la fuerza para que se ocupara de la producción y comercialización de los Choritos Quilmahues, en Cáhuil, hacia finales de los años 70- y el “primer profo del país” implementado en Pichilemu orientado al turismo; debemos hacer fe –que esta vez- los organismos implicados ahora no dejarán solo a los pequeños productores de sal.

Sacamos a colación la “historia” –para no tropezar con la misma piedra- y a que hacía años que de diversa forma se venía impulsando un tipo de apoyo como el que se está anunciando, y que apunta a tratar de sacar adelante una actividad que –en la comuna de Pichilemu, al menos- se está muriendo hace tiempo y que pese a solicitarse en todos los tonos, los pelotas que ni los vamos a nombrar pero que se sabe quiénes son (algunos todavía como parias del Estado) –que se supone están para hacer lo mismo que está ocurriendo ahora- no hicieron nada concreto.

No me cabe duda que el empresario del turismo Carlos Von Unger –como pichilemunews- debe estar tan contento como nosotros que apoyamos esa idea de darle un valor agregado a la SAL.

A lo mejor no será igual a como se pensó en un momento; pero celebramos que organismos estatales están ayudando un gremio de salineros que se le ha usado políticamente por décadas, y que ahora se les dará un espaldarazo importante para salir adelante con esta sacrificada pero importante actividad laboral.

Ojala, sea esta la oportunidad para que las condiciones de vida de los salineros y de sus respectivas familias mejore, como lo están esperando desde tiempos “inmemoriales”.

Ah, esperamos también que no aparezcan “salineros” de utilería que jamás se han mojado las ojotas, si es que alguna vez se las pusieron. 

 

 

 

 

 

                              


Total
0
Shares
Publicaciones relacionadas
error: Content is protected !!