COVID-19

El tercer ministro del Interior de Piñera renunció tras aprobarse admisibilidad de acusación constitucional en su contra

Víctor Pérez en una foto de archivo
Esta tarde, y luego que la Cámara de Diputados aprobara la admisibilidad de una acusación constitucional en su contra, el ahora exministro del Interior y Seguridad Pública, Víctor Pérez Varela (UDI), renunció al cargo del cual había sido suspendido mediante la acción legislativa.

Pérez Varela desempeñó la cartera de Estado por poco más de tres meses, y es el tercer secretario en este ramo durante la administración de Sebastián Piñera, que hoy sufrió también la renuncia de dos subsecretarios, uno de ellos el de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga.

En la discusión de la acusación constitucional en la Cámara Baja, se dijo que Pérez ha actuado arbitrariamente, sin velar adecuadamente por la protección de los derechos humanos, y que «no ha habido control sobre el orden público ni tampoco se han protegido a los propios carabineros, prueba de eso es el asesinato de Eugenio Nain», dijo el diputado Alejandro Bernales del Partido Liberal. El legislador Matías Walker, de la Democracia Cristiana, por su parte, recordó a Pérez su «mano blanda» frente al paro de los camioneros: «La paralización de los camioneros no fue un acto pacífico y el ministro lo sabe, porque él promovió la ley antibarricadas, que sanciona hechos ocurridos durante esa protesta».

La comunista Carmen Hertz, en tanto, dijo que «otorgó un trato privilegiado a los camioneros, lo que el ministro llama diálogo». Jorge Brito (Revolución Democrática) dijo que el ahora exministro Pérez «ha hecho de la provocación su práctica política», agregando que «cuando un grupo de camioneros amenazaba con desabastecer al país, el mal ministro no aplicó las leyes que él mismo promovió. […] La mano dura contra el pueblo pobre, contra la gente humilde, contra la gente honesta».

Desde la derecha fue defendido fervorosamente, particularmente por la representante de Valparaíso, María José Hoffmann (UDI), quien fustigó a la oposición asegurando que la acusación «rompe el espíritu del plebiscito. Esta acusación no es correcta, tengan el valor y carácter para rechazarla».