José María Caro Martínez: biografía extendida

Caro MartinezHace ya 184 años, en 1830, nació en la hacienda de San Antonio de Petrel don José María Caro Martínez. Sus padres fueron Pedro Pascual Caro Gaete y Cayetana Martínez Ríos, quienes poseían honda fe cristiana, y cumplían con gran devoción sus deberes católicos.

En 1860, contrajo matrimonio con Rita Rodríguez Cornejo, con quien tuvo nueve hijos, entre ellos José María, quien se convertiría en 1946 el primer cardenal de la Iglesia Católica Chilena, Francisco Adriano, regidor de Pichilemu por varios períodos y alcalde entre 1925 y 1927, y Pedro Pablo, un destacado abogado.

“Desde niño formó su carácter en el cumplimiento de sus deberes, caráter (sic) que se robusteció aun más en su juventud cuando hubo de soportar un accidente cuyas consecuencias lo acompañaron hasta la tumba,” relata una pequeña biografía publicada en el desaparecido periódico “Pichilemu”, de marzo de 1944. Durante su juventud, ejerció labores agrícolas como su padre, y logró amasar una pequeña fortuna. Don J. M. Caro Martínez ejerció, por mucho tiempo, como llavero (administrador) de la hacienda de San Antonio de Petrel, hacienda que durante su administración poseyó mil vacas, y que produjo anualmente quince mil sacos de trigo, de cien kilos cada uno.

Al retirarse de Petrel, don José María se trasladó a Quebrada del Nuevo Reino y, desde allí, se volvió un activo miembro de la parroquia de Ciruelos. Según datos de José Arraño Acevedo, Caro Martínez ejerció como mayordomo de la Confraternidad del Sagrado Sacramento en 1888, 1890, 1892, y 1900.

Caro Martínez, además, incursionó en política. Un férreo miembro del Partido Conservador chileno, fue designado como presidente vitalicio de la sede local. Fue así como, en 1891, fue designado subdelegado de la 13° subdelegación del departamento de San Fernando, denominada Cáhuil. Ejerció el cargo hasta 1892. Sin embargo, el momento más importante dentro de su carrera política vendría en mayo de 1894, cuando en el sexto día de aquel mes, fue elegido primer primer alcalde de Pichilemu. Los señores Pedro N. de Mira y Francisco Reyes fueron elegidos segundo y tercer alcalde, respectivamente; asimismo, cinco otros personajes resultaron electos regidores para el primer período de Caro como alcalde.

Durante su mandato, un gobierno “arduo, fecundo”, constituyó el primer cuerpo de policía local para la comuna, construyó caminos y puentes, entre estos últimos, uno sobre la marisma de Petrel y otro que conectaba con las salinas cahuilinas. Fundó, además, escuelas en Yerbas Buenas, Las Garzas, Trinidad, Molineros, Peñablanca, y Pichilemu mismo.

Además, entregó dineros para el diseño de planos para la construcción del ferrocarril de Alcones hasta Pichilemu; instaló un tanque de agua, ubicado en la casa de su secretario municipal Albino Pulgar; determinó los límites urbanos de la comuna de Pichilemu; entregó ayuda a los damnificados de los fuertes temporales que azotaron la costa colchagüina en ese tiempo; y trajo fuerzas policiales para combatir los bandidos que acechaban las haciendas locales. También hizo algunas reparaciones a los caminos de Marchigüe, Trinidad, Molineros, y Peñablanca.

Caro Martínez fue re-electo por cuatro períodos consecutivos. Ya en 1905, en el último año de su cuarto período como alcalde decidió retirarse, terminando el período como regidor.

El 11 de noviembre de 1916, falleció a la edad de 86 años, luego de luchar con una enfermedad por cuarenta días. Su esposa, Rita, le sobrevivió hasta 1931, muriendo a los 98 años. Las cenizas de ambos se encuentran en un mausoleo en el cementerio parroquial de Ciruelos.

En 1991, con motivo de la conmemoración del centenario de la comuna, se le rinde homenaje al nombrarse una calle en su honor como Alcalde Caro Martínez, en las cercanías de la ex estación de ferrocarriles.

Diego Grez Cañete.-

Venta Publicaciones legales