Impuestos y recaudación: Reflexión sobre su impacto en la economía y el bienestar social

Los impuestos se ocupan en la economía con el objetivo de aumentar la recaudación del gobierno para fines públicos e influir en los resultados del mercado. En Chile se pagan mediante el poder económico de cada persona. Uno podría llegar a pensar que cuando se necesitan mayores recursos de los que ya se dispusieron para gastos públicos, se debe generar mayor capital aumentando los impuestos y creando nuevos. Sucede que está errado el pensar que esta decisión transmitida tan a la ligera ayudará a tener mayor disposición de recursos.

El creer que aumentar los impuestos es una acción positiva, no está tomando en consideración que, a mayor impuesto, menos ahorro e ingreso de los individuos, por lo que cuentan con menos dinero en sus bolsillos para realizar sus compras de bienes y servicios. Con los impuestos de cualquier clase en crecimiento, se genera directamente un aumento en los ingresos del gobierno, acción que para el gobierno es positiva, para las personas que deben pagar estos es negativa, afectando a los ciudadanos y creando endeudamientos. De acuerdo con Christina y David Romer, matrimonio de economistas, declaran que el subir los impuestos crea efectos no deseados en el PIB del país, produciendo tasas de inversión más bajas, reducción del capital y menor porcentaje de dinero circulando en la economía nacional, lo cual entorpece el crecimiento económico.

Por otra parte, crear nuevos impuestos también nos resulta una acción problemática, ya que estos deben estar justificados y bien establecidos. Un intento de impuesto nuevo fue el que se vivió el 30 de junio de 2015 donde se ingresó a la cámara de diputados la iniciativa de crear un “Proyecto de ley sobre Transparencia del mercado del suelo e incrementos de valor por ampliaciones del límite urbano”, propuesta que apuntó a modificar el Impuesto Territorial, pero además generar un nuevo impuesto sobre las ganancias de las ventas de terrenos cuando su suelo ha cambiado. Según el profesor de derecho tributario de la Universidad del Desarrollo José Riquelme, declara que se encuentra totalmente convencido de que se trata de un impuesto que no tiene justificación, además de una ley sin razón detrás es simplemente por poder, destacando que es sumamente grave en materia tributaria. Su postura en contra del nuevo impuesto la apoya mediante tres razones, en primer lugar, por origen del proyecto, segundo, por la naturaleza del impuesto, ya que es un impuesto muy específico y que no desincentiva externalidades negativas y por último la complejidad del impuesto, ya que tener un sistema tributario complejo no es considerado positivo.

Una acción positiva para los ingresos del gobierno sería hacer uso del FEES que sirve para que el gobierno se apoye financieramente cuando hay un eventual déficit fiscal y así amortizar la deuda pública. Otro posible ingreso visto por el bienestar social sería aumentar los impuestos pigouvianos, para así combatir las externalidades negativas y aumentar los recursos adicionales para gastos públicos. La creación y aumento de impuestos no se recomienda, pero al realizarse, esto debe ir de la mano de un buen análisis justificado, porque si esto no ocurre, sucederá lo señalado anteriormente.

Mariana Carvajal Donoso
Estudiante de ingeniería comercial, U. de Chile

Total
0
Shares
Publicaciones relacionadas
error: Content is protected !!