Falleció bombero insigne de Pichilemu, Hernán Olivos

A los 89 años de edad falleció esta madrugada el bombero más antiguo de Pichilemu, Hernán Olivos Vallejos, en su casa habitación en la ciudad.

Hernán Olivos Vallejos nació el 22 de febrero de 1933 en Peralillo, departamento de Santa Cruz, provincia de Colchagua, hijo de Manuel Olivos y Mercedes Vallejos. Contrajo matrimonio en Pichilemu el 17 de marzo de 1958 con Carmen de San Sebastián Troncoso Yáñez, con quien formó una numerosa familia.

En el fútbol fue defensa del Club Deportivo y Cultural Arturo Prat y también fue rayuelero. Asimismo, miembro activo de la Iglesia Católica. Trabajó como mueblista en un taller junto a su socio Jorge Vargas Bozo. Asimismo, trabajó para el municipio de Pichilemu en los años 1960.

Olivos se integró a la 1.° Compañía de Bomberos el 16 de julio de 1958, invitado por sus amigos. Hasta hace pocos años era aún voluntario activo, recordando «con cariño el esfuerzo que significaba ser bombero, con las mangueras al hombro y trasladados en un viejo carro del año 1936».

«Antes salíamos con las mangueras en los hombros a combatir incendios. Ni siquiera contábamos con un carro, pero teníamos corazón y mucho tesón para enfrentar los incendios», dijo en 2017.

«Los adelantos de esa época se conseguían con mucho esfuerzo. Primero fue el cuartel nuevo, porque íbamos a cambiar el carro bomba y se necesitaba un lugar más grande. El recinto además fue construido con el trabajo de todos nosotros. Es muy lindo ver este edificio y recordar que fueron los propios voluntarios los que trabajaron en su construcción».

«Luego se comenzó a construir el mausoleo. Ahí también hay muchos nichos construidos por estas manos. Más adelante se fueron cambiando los carros por otros más modernos».

Fue cuartelero y vivió con su familia durante muchos años en el antiguo cuartel de Bomberos. «Me acuerdo cuando hicimos una ramada para un 18 de septiembre en el patio del cuartel. Yo vivía ahí. […]».

Rememoró hace algunos años que «entre lo más importante de su vida como bombero, cuando salvó la vida a don Álvaro Santa María, a quien rescató desde una avioneta que se estrelló en Infiernillo, un poco antes de que explotara me metí dentro de la avioneta y lo saqué».

«Me dicen el pecho de vidrio por el fútbol. Cuando jugaba, paraba la pelota con el pecho y a veces no me resultaba muy bien».

Militó en el Partido Socialista. En 1971 fue candidato a regidor de Pichilemu, por dicha tienda política.

Su restos están siendo velados en el Cuartel General del Cuerpo de Bomberos de Pichilemu, ubicado en San Antonio #124.