«Estay muy rica. Si tu pololo no trabajara aquí te haría mierda»: la grave denuncia que pesa sobre el delfín de Córdova

Cristián Pozo y el alcalde de Pichilemu, Roberto Córdova

El pasado 26 de noviembre fue ingresada ante la Contraloría Regional del Libertador Bernardo O’Higgins una grave denuncia en contra del director del departamento de Salud Municipal de Pichilemu, Cristián Pozo Parraguez, quien hoy es candidato a la alcaldía, el delfín del actual incumbente Roberto Córdova Carreño.

La presentación fue realizada con reserva de identidad por una funcionaria del departamento de Salud, quien denunció malos tratos, acoso sexual e incumplimientos de protocolos sanitarios en el contexto de la pandemia de covid-19.

Como resultado de la denuncia, la Contraloría se pronunció el 27 de diciembre pasado a través del oficio E63229/2020, en que señala que «corresponde al alcalde, como máxima autoridad del municipio y en quien está radicada la potestad disciplinaria, ponderar si los hechos denunciados ameritan disponer la instrucción de un procedimiento sumarial», remitiendo los antecedentes a la municipalidad de Pichilemu.

Cabe señalar que el oficio de la Contraloría solo resume a modo general, sin entrar en detalles, la denuncia presentada en noviembre.

Al conocerse públicamente dicho documento en marzo, el alcalde de Pichilemu Roberto Córdova se limitó a decir que se instruyó un sumario, sin conocerse al momento ningún tipo de sanción o, siquiera, el resultado de dicha investigación sumaria.

El candidato Cristián Pozo Parraguez, proclamado por el mismo alcalde que debía instruir un sumario en su contra, señaló el pasado 13 de marzo, en el programa Cóctel de sábado, que la denuncia tiene fines «políticos» porque para él «fue un balde de agua fría, 23 años de carrera profesional sin tener un solo reclamo, entonces … me descolocó«.

Sobre el documento de Contraloría, señaló equivocadamente que ese órgano «dice que no hay sustento suficiente para ordenar una investigación, porque si la Contraloría hubiera considerado que esto era algo certero, con respaldo, al alcalde le ordena hacer la investigación sumaria, pero como en esta vez no habían antecedentes le dice al alcalde, pondere». En ninguna parte del documento E63229/2020 dice que no hay antecedentes suficientes, solo dice que corresponde al alcalde ponderar si la denuncia amerita instruir un procedimiento sumarial.

Aseguró que le pidió él mismo al alcalde iniciar una investigación sumaria, «yo hablé directamente con el alcalde porque necesitaba ponderar el tema. En el papel, como es con reserva de identidad, se hablaba de una situación bastante compleja, el documento dice que el alcalde debe ponderar si corresponde hacer una investigación». «Sabiendo mi inocencia absoluta le pedí al alcalde que hiciera la investigación sumaria porque tenía que limpiar mi nombre y porque tenía la claridad que el equipo de salud me iba a respaldar», aseguró el denunciado por acoso sexual.

«Cuando el alcalde dijo que no podía ir por las redes sociales, se empezó a levantar mi nombre en forma espontánea y yo en noviembre era la opción, y ya se había manejado cómo íbamos a hacer el tema, con las firmas. […] La gran mayoría de las personas que estuvieron trabajando ahí (reuniendo firmas) fueron trabajadoras del departamento de Salud, y no porque hayan sido obligados». «Esta situación [la denuncia] es muy inconsecuente, no tiene mucha cabida dentro de… lo que demuestra que la denuncia es una situación funada y no… no… no tiene…».

«¿Tú piensas que es una situación política?», le consulta el conductor Fabricio Cáceres, a lo que Pozo responde: «Creo que sí. Si tú me lo planteas, yo creo que sí. No creo que tenga ningún otro sustento. O sea, por qué no antes, por qué justo ahora, por qué después de doce años, porque una persona que tiene ese tipo de comportamiento el equipo se habrá dado cuenta antes«.

El Marino tuvo acceso en exclusiva a la denuncia contra Pozo y aquí se encuentran los detalles más relevantes, transcritos textualmente desde el documento.

Acoso sexual

  • «….especificamente a las mujeres tratandolas como chanchitas».
  • «Es de amplio conocimiento que don [Cristián Pozo] ha tenido problemas con maridos de algunas funcionarias ya que ha existido acoso sexual. La mayoria del departamento son mujeres, en algún momento a mi persona me dijo estay muy rica si no tuvieras tu pololo trabajando aqui te haria mierda palabras textuales. Comportamiento normal ante las funcionarias dentro de las reuniones que el ejecuta siempre con lo sexual. Evidentemente todas tenemos miedo de hablar ya que el alcalde es su mano derecha. y Dentro del municipio es de conocimiento público, sus conductas

Incumplimientos de protocolos sanitarios por covid-19

  • «El día 16 de septiembre del presente año [2020] el director de salud municipal don [Cristián Pozo], presentaba sintomalogía evidente a Covid 19 , con PCR realizado ese mismo día. Frente a la espera del resultado ( demora 3 días) continúo con las atenciones a público incluso en la clínica privada que también trabaja, presentando temperatura 38.5. Realizo reunión con funcionarios, Hasta que llego el resultado positivo el día Miércoles«.
  • «Al momento de presentar los protocolos emitidos por el Minsal no se llevaron a cabo debido a que don [Cristian Pozo] pensaba que era un resfrío común y frente a e- mails su respuesta era que eran solo SUGERENCIAS.»
  • «En febrero del 2020 se realizo en el Hospital de pichilemu una capacitación para los funcionarios, donde él no tenia mayor información del virus propiamente tal. El departamento se unió para explicar lo que debíamos hacer, se solicito limpieza y sanitización en el lugar de trabajo, lo cual, no fue efectuado ni en los móviles ni en la oficina con los alrededor de 40 funcionarios dentro de ella sin contar con mascarilla, atendiendo aproximadamente 15 personas diarias. Sin Sanitización pertinente ni tampoco con los permisos sanitarios necesarios para poder ejecutar atenciones«.
  • «Por último cabe mencionar que como trabajadores de la salud enviaba a las enfermeras con las batas clinicas para que sean lavadas en los domicilios particulares».

Malos tratos hacia funcionarios a honorarios

  • «Durante la semana de cuarentena realizada por el y los funcionarios que tuvieron contacto estrecho con el, se produce un problema ya que los funcionarios que estaban a honorarios se les iba a descontar los días que estaban en cuarentena( Finalmente frente a discusiones emitidas por algunos funcionarios) no se produjo ningún descuento. Se debe dejar en claro que los funcionarios que están a contrato a honorario, no tienen semanas de vacaciones, esto ha sido recurrente durante años. se logró en algunos programas tener 7 días de vacaciones pero la toma de ellas no se pueden realizar en la misma semana, es decir, se realiza cada 3 días y a criterio personal de el. Otros programas específicamente los dentales no han tenido vacaciones durante años. Se marca todos los días horario y además exigen metas mensuales siendo ellos prestadores de servicio. Con respecto a la pandemia no se han realizado los protocolos evidentes ya que algunos funcionarios no han tenido semana de teletrabajo, sino que de forma presencial desde marzo«.
  • «Al comienzo no se tenían los EPP NECESARIOS OBLIGANDO LAS ATENCIONES, sin protocolos evidentes, exigiendo metas, específicamente a los honorarios y además cumpliendo con funciones diversas a lo estipulado en el contrato».
  • «En programas como de atenciones domiciliarias con grupo etario de riesgo obligaba con amenazas recurrentes a los prestadores de servicios. Cuando llego el documento que no se iban a exigir metas este año, continuó con el mismo procedimiento. Su argumento era el que teníamos todos los epp necesarios, sin tener conocimiento de los cuales se necesitaban en ese momento».
  • «Finalmente los prestadores de servicio tuvieron que ejecutar las gestiones para poder seguir funcionando,cabe mencionar, siempre realizándolo la gente de Honorarios, Ya que la mayoría de planta y contrata realizaban teletrabajo. Al momento de solicitar sanitizaciones y higienización en el departamento de salud , obligo a los funcionarios prestadores de servivcio y de planta a ejecutar dichas acciones. la persona que no realizaba la acción siempre se escusaba con la amenaza de la desvinculación, y siempre poniendo en la palestra que teniamos que hacer funciones como administrativas, de atención y regulación de permisos. Luego comenzó la amenzaba de la baja de sueldo porque algunos ganaban muchos ( prestadores de servicios)especificamente a las mujeres. tratandolas como chanchitas».