El profesor Cádiz dice que no hubo tal fiesta clandestina en Pichilemu, «solo música en la playa en un lugar autorizado» - ARCHIVADO

Pantallazo del registro de Nacho Cádiz
El profesor y director de la Escuela Antonio Lara Medina de Roma, San Fernando, Roberto Cádiz, se refirió a la viralización de las historias de su perfil de Instagram en que se le ve participando de una fiesta en la playa, sin adoptar medidas sanitarias, asegurando que no hubo tal «fiesta clandestina, solo música en la playa en un lugar autorizado y dentro de los horarios permitidos».

Cádiz dijo que las «imagenes» [sic] fueron «sacadas fuera de contexto, sabiendo que la playa es un lugar público, donde llegan muchos veraneantes y yo soy solo uno más que viajo con su familia».

«Lamentabelmente [sic] ocuparon mi inagen [sic] para hacer creer que esto era una fiesta prohibida», expresó el docente.

«No hay fiesta, solo musica [sic] en la playa en un horario y lugar establecido, debieran preocuparse de otras eventualidades que son mas profundas y con mas contenido. Además el del video es una persona natural, involucrar al profesional con la persona es algo que no esta bien», concluyó.

Cabe señalar que Pichilemu se encuentra en la fase 3 «Preparación» del plan Paso a Paso. Entre las restricciones aplicadas en la comuna, se encuentran la de «tener reuniones sociales en residencias particulares, o lugares públicos abiertos, con máximo 15 personas en total, y nunca en horario de toque de queda».

Más tarde este lunes, Cádiz añadió que «esto es una noticia manejada para hacer daño» y dijo que es «una lata la manipulacion de los medios» porque «hay responsabilidad del medio señalando el cargo por sobre la persona. Quien se equivocó es la persona». Sin embargo, el profesor, como funcionario público, podría recibir sanciones administrativas en caso de ser sometido, por ejemplo, a sumario sanitario. El artículo 54 de la Ley de Probidad Administrativa señala que «se debe tener una conducta funcionaria intachable y un desempeño honesto al cargo». Además, el artículo 61 del Estatuto Administrativo indica que: «se debe observar una vida social acorde a la dignidad del cargo». La Escuela Antonio Lara Medina es administrada desde el 1 de enero por el Servicio Local de Educación Pública de Colchagua.