Convencional Matías Orellana (PS): «Los sueños no se acaban, sigamos con el sueño de construir una nueva Constitución»

Matías Orellana

Hola a todos y todas, ¿cómo están? Soy Matías Orellana Cuélllar, constituyente del Distrito 15. Nací y me crié en esta región; mis compañeros siempre me molestan porque digo eso, pero es importante señalarlo, representarlo, porque no todos nacimos y nos criamos en esta región; o no todos llevan viviendo mucho tiempo en esta región y creo que precisamente este proceso es cómo representamos los intereses y cómo representamos las voces del territorio. Es elemental para que podamos realizar una Constitución que refleje el sentir de la política pública que se grafique en las necesidades de la gente.

Me emociona profundamente participar y ser parte de un grupo que ha confluido en ideas, aún cuando somos progresistas y pensamos destinto, porque sentimos la necesidad, el honor y también la responsabilidad de estar en nuestras manos construir un país que soñamos, a lo menos en el conjunto.

También quiero agradecer profundamente el trabajo de los equipos de asesores. Creo que ha sido absolutamente invisibilizado, y además ha sido puesto en la palestra pública como que eventualmente es un hecho negativo con el cual tenemos que cargar nosotros porque nosotros deberíamos saber de todos los temas. Así que quiero partir también con este hito de decirle a todos los equipos de todos los constituyentes que están aquí: muchas gracias.

Quiero señalar lo siguiente. Este proceso, nosotros nacimos y criamos, y si fuimos criados en un país en el cual no teníamos derecho a decidir. En el cual, una Constitución del 80 precisamente no primaron los grandes acuerdos, primaron precisamente el interés de construir una Constitución con una democracia protegida. «Queremos las reglas del juego de nosotros, gobierne quien gobierne, gobierne la derecha o gobierne la izquierda, lo harán con nuestras reglas». Y así fue durante mucho tiempo. Tuvimos la capacidad de sobrevivir a ese calvario. Tuvimos la posibilidad de sobrevivir a no establecer pacto social que nosotros como chilenos y chilenas queríamos construir, nos quitaron las ganas de soñar, nos quitaron las ganas de crear, y tenemos la oportunidad histórica de crear una nueva Constitución.

Y si yo me pregunto ¿a qué le tenemos miedo? ¿A seguir con un sistema de pensiones que tiene en la miseria a los adultos mayores? ¿Le tenemos miedo a un sistema de educación que está condenando a nuestros jóvenes a ser aquellos que su capacidad económica solamente le permite y no su capacidad intelectual? ¿A seguir en un sistema de salud en el cual solo aquel que tiene recursos puede optar a una salud digna? ¿A seguir en una política de vivienda que no entrega viviendas dignas a la gente? ¿A seguir con escándalos como lo que pasa con los pescadores que nos relataban, y con los agricultores que tienen que prácticamente vivir en una realidad que precisamente está radicada en los intereses económicos y no en la necesidad de la gente respecto a temas de agua, respecto a temas de mar, que son importantes como país?

Bueno, yo les invito con el motivo de esperanza a que eso lo podemos cambiar, y lo podemos cambiar precisamente por el cariño y el afecto que le tenemos a nuestra gente.

Parto con el principio, diciendo que somos de este territorio, que queremos relevar, representar los intereses de ustedes, los intereses de nuestra familia, porque cada uno de nosotros tiene una historia, cada uno eventualmente refleja y tiene necesidades que se han graficado en el país que vivimos. Somos distintos, creo muy bien, este es un espacio democrático, un espacio democrático de fuerza e ideas distintas.

Pero me incomoda y lo debo decir, lo que es un poco graficar cierto aspecto o etiquetar a ciertos sectores. Se ha dicho que la izquierda está a favor de la violencia, en distintos espacios. Yo también quiero agradecer a Ricardo [Neumann] que esté acá, porque creo que es un acto de valentía que esté acá, y lo digo en serio, porque pensamos muy, muy distinto, pero ha venido, ha edificado sus ideas, pero también me siento con el deber moral, con el respeto, de decir algunas cosas. Cuando se ha dicho que la izquierda es una izquierda violenta, yo quiero decirte que no. Lo que pasa es que no compartimos el concepto de violencia, probablemente con un sector, que es la derecha de este país, que fue respecto de una declaración que se quería firmar. Había una declaración distinta a la que nosotros queríamos apoyar, eso no nos hace violentos. Yo nunca he ocupado mis redes sociales para decir una mentira, nunca he ocupado mis redes sociales para apuntar con el dedo a otro compañero de trabajo porque eventualmente hizo una acción. Eso me parece violento, venga de donde venga, de izquierda o derecha, pero precisamente de la izquierda no ha venido.

Les quiero graficar lo siguiente. Si queremos cambiar el paradigma de la política pública, son ustedes aquellos que tienen que empezar a participar. Son aquellos, ustedes los que tienen que naturalizar que las autoridades, no es una relación vertical, es una relación horizontal. Ustedes tienen que tener eventualmente el poder no solo de fiscalizar, sino que también de llevar este proceso. Los 155… 154 constituyentes, no solo somos responsables de este proceso, este proceso lo realizamos entre todos, y yo quiero decirles que les agradezco, porque si ustedes están aquí, tienen un interés probablemente en el futuro, en el futuro de sus hijos, en el futuro de sus padres, en el futuro ed sus nietos, y eso es valorable porque tiene que ver con el país que queremos construir.

Las grandes mayorías o las grandes minorías, por decirlo de alguna forma, o pequeñas minorías reflejan el sentir de un país que votó democráticamente cómo se iba a componer esta Convención Constitucional. Y la verdad que este órgano responde al acto más pluralista y democrático de la historia de Chile. No solo nos sentimos orgullosos por ellos, nos sentimos orgullosos porque estamos con la frente en alto de decir que día a día nos hemos sacrificado, hemos trabajado, y me parece que la mayoría de los que estamos aquí tienen el 100% de asistencia respecto al trabajo que estamos realizando.

[Aplausos]

Yo quiero validar el trabajo de los convencionales -voy a terminar muy pronto-, pero también desde la perspectiva de que esto tiene un tremendo esfuerzo de cada uno de nosotros. Estoy seguro que todos nosotros haríamos una y mil veces para estar aquí de nuevo construyendo el futuro de la historia de Chile.

Quiero que también le brindemos un aplauso, que creo muy importante, Damaris, Glorita, Adriana, Loreto, son madres y aún así no solo tienen que cumplir con la labor de convencional, sino que cumplir con las labores de la casa que chuta que es difícil, así que también un aplauso para ustedes.

[Aplausos]

Compañeros, compañeras, mirándolos a la cara les quiero decir que los sueños no se acaban. Sigamos con el sueño de construir una nueva Constitución, sigamos trabajando en silencio para que nuestro trabajo haga el ruido que tiene que hacer, organizarse.

La historia es nuestra y la hacen los pueblos. Muchas gracias.