El discurso de Gabriel Boric en Peralillo

Asistentes al acto de ayer en Peralillo

«Desde acá, Peralillo, les quiero hablar a las campesinas y campesinos, a la agricultura rural, a los temporeros y temporeras olvidados por cada uno de los gobiernos, a todo el campo rural. Estoy acá para agradecer el tremendo esfuerzo que ustedes han hecho, porque mientras muchos paraban ustedes siguieron, y gracias a ese esfuerzo desde el campo nosotros pudimos seguir funcionando. No somos nada sin el campo chileno».

«Quiero hacer un espíritu de autocrítica más allá de nuestros discursos: no llegó bien nuestro mensaje. Y tenemos que hacerlo mejor, y tenemos que hacerlo mejor, y tenemos que abrir más las orejas, y tenemos que ensuciarnos más los zapatos y recorrer más nuestro territorio, más nuestro campo. Tenemos que estar más con ustedes, tenemos que salir más a terreno. ¡No sirve la política que se hace desde las oficinas de Santiago! Tenemos que poner nuestro empeño y corazón donde ustedes ponen sus manos y su esfuerzo».

«Hoy día, ustedes, hombres y mujeres de tierra, han sido el soporte no solamente de nuestra alimentación sino como decía la alcaldesa de Palmilla, los guardianes de nuestra soberanía alimentaria que tan en riesgo ha estado. Y cuando uno va a casi cualquier lugar de Chile y recorre sus ferias libres, uno ve en todos esos productos el campo chileno, y sin embargo pareciera que desde las ciudades no se ve recíprocamente el campo chileno. ¡Por la cresta que les ha tocado duro y por la cresta que todo lo urbano ha sido injusto con ustedes!».

«Quiero decirles desde acá de Peralillo, al otro candidato y a quienes creen que se puede ganar una campaña con insultos y con mentiras, que la esperanza le va a ganar al miedo».

«En ella se juega la vida misma. El agua es un derecho humano y en nuestro gobierno lo vamos a asegurar, porque hay sequía pero también hay saqueo, y no vamos a permitir que se siga saqueando el agua».

«Vamos a defender a la agricultura rural campesina, al agua como derecho humano, confiamos también y que lo sepan también, el proceso constituyente que abrió nuestro pueblo. Y vamos a defender ese proceso constituyente ante quienes quieren boicotearlo».

«Sabemos la falta de oportunidades de trabajo y de condiciones de vida en el campo. No hay violencia más grande que el desarraigo, cuando te obligan a partir, de manera elegante, diciendo que fue tu opción; no hay violencia más grande cuando la gente de nuestros pueblos más pequeños deben partir hasta ciudades más grandes porque en el campo no las hay. Les decimos a todos quienes habitan los pequeños pueblos de Chile, que hoy no solo están presentes en nuestro discurso sino también en nuestras acciones, nunca más sus jóvenes van a tener que irse de sus pueblos porque no existan oportunidades».

«Chile lo construimos entre todas y todos, y por lo mismo los dolores de cada uno tienen que  ser los dolores de pueblo de Chile y por cierto del gobierno».

«El poder achata, se olvidan las convicciones, por eso es importante hablar con ustedes, con las juntas de vecinos, los centros deportivos, las organizaciones de base».

«Los altos cargos no van a superar más de diez veces el salario mínimo que vamos a aprobar en nuestro gobierno. Si estamos hablando de redistribuir la riqueza, ¿por qué por el hecho de estar en política vamos a ser del 1% más rico?».

«Chile es un país que puede tratar mejor a su pueblo de lo que hace ahora. ¿Cómo puede parecernos normal que una persona, después de trabajar toda una vida, toda su vida sacándose la cresta 8, 9, 10 horas diarias, termine viviendo para trabajar porque tiene una pensión miserable? ¿En qué momento a esos tecnócratas que diseñaron las AFP les pareció correcto? Vamos a construir un sistema social con pensiones dignas para nuestros adultos mayores sin AFP».

«Quiero asumir frente a ustedes, no solamente el compromiso de resguardar el agua como derecho humano, sino también cambiar la gestión del agua para que nunca más los grandes agricultores del monocultivo se queden con esa agua que les corresponde a todos los campesinos y campesinas. Cuenten con ese compromiso. Vamos a implementar un programa de apoyo decidido para transitar hacia una agricultura verde, sustentable, la agroecología va a ser en nuestro gobierno una realidad gracias a ustedes que hacen la pega».

«Queremos que Chile tenga una producción agrícola que sea un motor de la economía regional, y en un tiempo en que parecía que el campo no se ve, parece un sueño difícil de cumplir, pero estamos de que con ustedes y su fuerza, se puede. Vamos a financiar la economía circular, la bioeconomía y vamos a apoyar la innovación y la investigación que van a estar al servicio de la pequeña y la mediana agricultura y no solo de quienes pueden financiarlo».

«Vamos a hacer un potente y realista programa no solamente de mitigación, porque ya estamos cansados de que vengan grandes industrias, destruyan la tierra y prometan un par de lucas para que la gente se quede tranquila, ese no es el modelo que queremos, vamos a hacer un programa de adaptación al cambio climático, donde las empresas van a tener que entender  que el desarrollo es con las comunidades, es con el pueblo, no sin ustedes».

«Vamos a trabajar de manera incansable por las mujeres de Chile. Para mí es un tremendo honor y lo siento como una responsabilidad gigante el que las organizaciones de mujeres nos estén dando hoy día su apoyo. Sé que esto no es un cheque en blanco. Sé que al frente hay una amenaza, diputados que incluso amenazan con quitarles el derecho a voto, sé que en la vereda del frente hay quienes quieren hacer retroceder los derechos por los que ustedes han trabajado por tantos años. Desde Peralillo para Chile les decimos: ¡no pasarán! ¡No pasarán! Vamos a defender los derechos de las mujeres, y no solo lo que han logrado hasta ahora sino a profundizarlos».

«Quiero hablarle también a la mujer campesina, a los jóvenes que están detrás de la agricultura familiar y de los productos agrícolas, no puede ser que la salud, las pensiones incluso algo tan básico como el acceso a Internet, dependa de estar en una zona urbana. Por eso vamos a implementar en nuestro gobierno una potente ley de desarrollo rural que estará destinada a mejorar las condiciones de vida del campo y a que las oportunidades del desarrollo sean para todos por igual y no solo para quienes habitan las grandes urbes. No queremos que los jóvenes se vean obligados a partir».

«Alcanzo a ver a mucha juventud. Bernardo O’Higgins tenía 36 años cuando fue director supremo de Chile. José Miguel Carrera, Manuel Rodríguez, los grandes próceres de Chile fueron jóvenes que se levantaron en su momento ante la injusticia y la dominación, y hoy día esta generación de jóvenes les dice a todo Chile que no tengan miedo, que no queremos avasallar, queremos aprender de la experiencia de quienes han estado antes, y vamos a construir un diálogo intergeneracional con todos ustedes, pero no le tengan miedo a la juventud».

«Yo no quiero que los actos electorales sean como momentos llenos de promesas que después se las lleva el viento, me interesa que sepan que las palabras que pronuncio hoy día me remueven y me comprometen y que no les vamos a fallar. Que va a ser difícil, que vamos a enfrentar tremendas adversidades, que vamos a necesitarlos organizados, que puede que haya momentos que cueste ver más la luz del sol, que la situación política sea difícil, vamos a tener un Congreso complicado, pero sepan que nunca vamos a dejar de luchar por lo que nos mueve, que es un país libre de injusticias y con dignidad para todos y todas».

«Me da una alegría profunda ver cómo hoy día, que hablábamos del proceso constituyente, en un momento logramos unirnos, lo mejor de los chilenos y chilenas sale cuando nos unimos contra la adversidad. El apruebo fue un tremendo ejemplo, y no me cabe ninguna duda de que esta segunda vuelta será lo mismo».

«Son ustedes la esencia de  cualquier política pública de cualquier Gobierno. Nunca más políticas públicas sin escuchar y sentir al pueblo que vive las consecuencias de esas políticas públicas. Nos comprometemos, y esto lo hemos repetido mucho pero no me canso, me comprometo a ser un presidente que, cuando termine su mandato, tenga menos poder que cuando empezó, porque lo vamos a ver entregado a las autoridades regionales y a las organizaciones de la sociedad civil, porque no estamos aquí para acumular cargos públicos, no estamos aquí para conceder pitutos y amiguismos, estamos aquí para devolver el poder a quien le pertenece, que es al pueblo de Chile».

«Sabemos que la diversidad cultural del mundo rural es gigante, quién sería uno para desde una oficina de Santiago decirles qué deben hacer y cómo deben hacerlo. No más decisiones impuestas desde una oficina entre cuatro paredes, que no son capaces de ver las realidades de las comunas y del campo chileno. La descentralización es un compromiso existencial en nuestro futuro gobierno».

«Los quiero invitar hoy día a ser capaces de volver a soñar. Hay una cosa que me dice mucho gente que ha dado peleas anteriores, por ejemplo la alcaldesa de Palmilla me recordaba mucho las luchas campesinas de la reforma agraria, recordaba también esa fuerza que en un momento movilizó a millones, y hoy día al ver cada una de las actividades donde podemos llenar plazas y sentir esa energía desbordante, hay mucha gente que nos dice, nos devolvieron la esperanza. Quiero que sepan que el portador de esa esperanza no soy yo, no es una persona, este es un proyecto colectivo y colectivamente vamos a defender la esperanza frente al miedo que otros quieren instalar».

«Hoy día estamos aquí para construir un país más justo, para construir un país más digno, para que nunca más envejecer sea motivo de temor, para que las mujeres que cuidan no tengan que estar encerradas y sean reconocidas en su trabajo, son ustedes las que sustentan el desarrollo de Chile, para que la riqueza que generan las y los trabajadores, sea de las y los trabajadores, y no de un pequeño grupo de empresarios que se queda con esa riqueza».

«No se imaginan lo que se siente ver esta emoción que está recorriendo Chile. Muchas gracias vecinos y vecinas de Palmilla, muchas gracias chilenos y chilenas, a todos quienes nos apoyan. Aquí vamos a estar con ustedes, al pie del cañón para defender sus derechos y todos sus avances. Cuenten con nosotros. ¡Seguimos!».