Cinco funcionarios municipales de Pichilemu fueron detenidos por infringir toque de queda

La Municipalidad de Pichilemu.

Anoche, fuerzas de orden detuvieron a cinco personas que se desempeñan como funcionarios de la municipalidad de Pichilemu, por infringir el toque de queda vigente debido a la pandemia por coronavirus.

Según informó la radio Somos Pichilemu, estas personas habrían sido sorprendidas «en estado de ebriedad», cuestión que no hemos podido verificar independientemente, a la espera de la información que se entregue en audiencia en el juzgado local.

El alcalde Roberto Córdova se refirió a los hechos calificándolos como «injustificables», aunque declinó indicar identidades de las personas involucradas.

Los detenidos por infracción al toque de queda fueron seis en total, de los cuales uno no pertenece al municipio. Sus nombres son Sandra Carrasco Calderón, Camila Muñoz Ortiz, Sara Calderón Pavez, Daniel Reyes Olivares, Hugo Sandoval González y Camilo Morales Rossel.

Hugo Sandoval se desempeña como director del departamento de Obras Municipales. Desde que desempeña el cargo, no es primera vez en que se ve involucrado en problemas con la justicia. El 12 de enero de 2019 fue sorprendido manejando en estado de ebriedad en calle Evaristo Merino. La alcoholemia arrojó un resultado de 1,01 grs. por mil de alcohol en la sangre. Por ello fue condenado a la suspensión de su licencia de conducir e inhabilidad para manejar vehículos durante dos años, además del pago de 300 mil pesos en favor del programa «En Tus Manos» del Servicio Nacional de la Mujer y Equidad de Género en Pichilemu.

Actualización 16:20:

Esta mañana se realizó vía telemática la audiencia de formalización en contra de los seis detenidos, quienes habían sido sorprendidos a las 00:40 horas de la madrugada en un vehículo, manejado por una funcionaria municipal que manejaba en estado de ebriedad, mientras que sus acompañantes se trasladaban sin salvoconducto. Fueron detenidos, por tanto, por transitar en horario de toque de queda, y en el caso de la conductora, por encontrarse manejando en estado de ebriedad. Los sujetos quedaron en libertad con una multa de 6 UTM, aunque llegaron a una cuerdo de suspensión condicional, por lo que si llegasen a ser sorprendidos en hechos similares, dijo el fiscal Leonardo Troncoso, arriesgan una pena de 61 días a 3 años. Además, perderían sus trabajos. La conductora, en tanto, quedó en libertad aunque se hallará en investigación durante 100 días.

Autor entrada: Redacción

Avatar