Corte Suprema abrió cuaderno de remoción en contra del notario y conservador de Pichilemu

El notario, conservador de bienes raíces y archivero judicial de Pichilemu, Juan Pablo Urzúa Ortiz de Rozas, en una foto de archivo.
El pleno de la Corte Suprema confirmó la apertura del cuaderno de remoción que podría terminar con la salida de Juan Pablo Urzúa, notario, conservador de Bienes Raíces y archivero público de Pichilemu, denunciado de inscribir propiedades que ya tenían dueño. El máximo tribunal determinó una sanción de la mitad del sueldo de Urzúa.

En mayo El Marino dio a conocer las graves denuncias que pesaban en contra del profesional. Urzúa se defendió diciendo que demostraría su total inocencia. En días recientes, el caso recibió mayor visibilidad luego que un canal de televisión nacional difundiera un reportaje sobre los hechos publicados hace algunos meses en nuestro periódico.

Amparado bajo la antigua Ley del Cartel, la cual autoriza a los conservadores de Bienes Raíces a validar los títulos de predios que nunca habían sido inscritos, Urzúa habría registrado más de 30 sitios que fueron vendidos a inmobiliarias y particulares.

Además, es cuestionado por la construcción de su casa en el borde costero, la cual no estaría dentro del plan regulador; y por una vinculación con los exministros de la Corte de Apelaciones de Rancagua, Emilio Elgueta y Marcelo Vásquez.

Autor entrada: Redacción

Avatar