Lo bueno, lo malo y lo feo: «primer» parque familiar Fiestas Patrias 2019

Luego del desastre que se produjo en la Bombonera el 2018, donde hasta casi se producen muertes que lamentar, y una estupenda crónica que relata todo este episodio, la Municipalidad decidió tomar cartas en el asunto y ponerse a la altura del nuevo milenio, realizando una celebración de Fiestas Patrias moderna, mudando la “fonda” desde su tradicional ubicación en el espacio frente al Centro Cultural, al aeródromo local en infiernillo. La distribución del evento de sur a norte fue en tres partes; primero un gran escenario de magníficas dimensiones, luego un pasillo formado por dos carpas paralelas donde se ubicaban artesanías, venta de comida y alcohol, en el centro de este pasillo mesas y sillas que formaban un patio de comidas. Para terminar en una gran carpa techada y cerrada en donde se ubicó la fonda propiamente tal, también con escenario y venta de alcohol en su interior.

LO BUENO: El lugar, las condiciones que proporciona el aeródromo son fantásticas para un evento de tales características (lo cual ya había sido constatado por el Rally Movil), es amplio, fue bien iluminado, y está bien ubicado en relación a la ciudad, ya que con la expansión que ha tenido Pichilemu, nuestro “aeropuerto criollo” quedó enclavado al centro de Pichilemu, entre las miles de casas de Cahuil y Pta. De Lobos y los sectores residenciales de Pueblo de Viudas y Av. Cahuil. Además, el paisajismo que se le imprimió con la distribución del escenario y los puestos fue fantástico, qué quiero decir, el hecho de que el telón de fondo del escenario fuese el océano y los morros de Pta. De Lobos le imprimía al lugar una vista única, con un sello característico y propio del lugar.

Positiva la seguridad del evento, con gran cantidad de Carabineros y seguridad municipal, al menos este cronista no vio ninguna pelea, aunque se comenta en el correo de las brujas de una rosca el último día fuera de la fonda.

Excelentes fueron los diversos espectáculos que se dieron en el escenario gratuito a eso de las 19:30 hrs. Y los dos últimos días a eso del medio día. Positivos también en general se encontraban los precios de comidas y alcohol, todo lo cual sí atrae a la familia.

LO MALO: Sin lugar a dudas lo más negativo fue el horario, está claro que en la Municipalidad faltan jóvenes que aporten ideas y conocimientos acerca de la idiosincrasia de cómo celebran actualmente los chilenos. Más allá de que se terminara la fonda a las 02:30 hrs. Por razones de seguridad, por el bienestar de los vecinos del sector y por la intención de hacer de esta una fiesta familiar, “es absolutamente ilógico” que luego de salir de la fonda con “bajón” las cocinerías estuvieran cerradas hace media hora, por lo mismo les contamos a los encargados de la municipalidad que el “bajón” es ese “apetito voraz” que le da al cuerpo humano luego de terminar el carrete, acontecía que uno salía con ganas de comer una empanada o un anticucho y ¡¡¡Todo estaba cerrado!!! Entiendo que los puestos de venta de alcohol sí lo estuvieran, pero las cocinerías cerradas antes que la fonda fue una medida a todas luces incomprensible y errónea, que debió ser al revés, es decir, la fonda cerrar a las 02:30 hrs. Y las cocinerías al menos 1 hora después.

Por otro lado este evento fue promocionado como “Parque Familiar”, pues bien, aún es septiembre, caen heladas y por la tarde noche baja la temperatura, entontes un toldo en parte de las mesas, quizás solo al principio para que en las primeras mesas y sillas se ubique el adulto mayor y la familia con los niños al resguardo del sereno, hubiese sido positivo para congregar a la familia, malo que algo que se promociona como familiar no pensara en cubrir a la familia del frío, entiendo que un toldo en todas las mesas no era factible por las parrillas de las cocinerías, pero al principio en la parte de las artesanías al menos, hubiese congregado a la familia hasta más tarde.

LO FEO: Un imponderable, que a algunos nos encanta pero que para este evento fue un invitado de piedra fue el viento. Preocupados de que con lo poco que ha llovido justo precipitara para esta semana de fiestas, nadie pensó en la ventolera, pues bien, fueron días de verano sin ninguna nube en el cielo, a pleno sol, pero con Dios Eolo desatado a eso del mediodía en adelante e incluso hasta bien avanzada la noche, la tierra que se levantaba hacia incomoda la presencia en el lugar, y qué decir de los pobres artistas y músicos que con el viento a sus espaldas deben haber estado con mucho frío, por no decir, aprovechando que es septiembre “cagaos de frío…”. Es difícil sugerir una solución para este tema, pero lo único sería sacrificar el paisajismo en la distribución del lugar, es decir, invertir la ubicación de la carpa por el escenario, lo cual cubriría al patio de comidas del viento y permitiría a la familia disfrutar más del show.

Junto con elogiar el espléndido escenario que se instalo con show gratuitos para la familia, hay que decir que este fue muy poco utilizado. Hubo show todos los días de 19 a 21 hrs. Dos conjuntos folklóricos los dos últimos días a eso del medio día, más la inauguración, pero nada más, ni siquiera música ambiente o animadores el resto del día, entonces montar un escenario tan esplendido para aprovecharlo tan pocas horas, tomando en cuenta que el patio de comidas estaba abierto de 11:30 a 02:00 hrs. Y no hablamos de tener una parrilla musical en vivo todo el día, pero porque no tener al Cote Urzúa o al animador que sea entreteniendo a la familia gran parte del día, concursos de bajo costo como de payas, de canto, o bandas locales emergentes mostrando su talento en tan gran escenario no creo sea tan complicado, en definitiva, fue feo que no se le haya sacado provecho al escenario montado.

Así como elogié los buenos precios en comida y alcohol, feo es que se cobre por los baños y los estacionamientos. Lo primero hizo que los alrededores se convirtieran a ratos en baños públicos callejeros, y lo segundo hizo que las calles aledañas estuvieran atochadas por la familia que quería ahorrarse los $2.000 en estacionamiento.

Feísimo fue el lloriqueo de los empresarios del centro de Pichilemu, a través de un medio de comunicación que parece ser “el pasquín del pequeño burgués local”, ya que en pocas horas hizo eco de la queja del comerciante céntrico ante la falta de gente, me encantaría que con otros problemas de la ciudad este medio fuese tan veloz en reproducir los problemas ciudadanos. Sobre la queda misma, alguna vez que les toque a otros, ya que en el centro siempre son todas las actividades, Fiesta de la Primavera, del Cochayuyo, Desfile, Carrera de garzones, todos los show de la Plaza Prat, etc, etc, por favor, un poco menos de egoísmo.

En conclusión, “una apuesta ganada por la Municipalidad”, una fiesta familiar a toda orquesta, que solo con pequeñas correcciones mínimas para ser la primera vez, podría resultar aún mejor.

Las opiniones vertidas en esta columna son de exclusiva responsabilidad de quien la emite y no representan, necesariamente, el pensamiento de este medio de comunicación.

Autor entrada: Pablo Javier Canales Saravia

Pablo Javier Canales Saravia
Abogado