Chofer de bus Nilahue, que venía de Santiago a Pichilemu, arrancó de alcotest en plena fiscalización

Esta mañana, el chofer de un bus de la empresa Nilahue, que iba a iniciar su recorrido entre Santiago y Pichilemu, huyó de una fiscalización en el terminal Alameda Sur, en Estación Central, dejando en el vehículo a todos los pasajeros.

Cuando el conductor se dio cuenta de la posible realización de un alcotest, dejó el motor andando y arrancó.

El alcalde de Estación Central, Rodrigo Delgado, dijo que el «conductor, del cual tenemos los datos y además aparentemente es el propietario de la máquina, huyó una vez que estaba siendo fiscalizado, aparentemente estaba con un grado de intemperancia».

Según dijo una de las pasajeras a 24 Horas, el chofer «iba curado, drogado, eso me consta, nos consta porque aquí no ponen fiscalización, felizmente hoy la hubo (…) Dejaron el motor andando y todos los pasajeros arriba y huyeron porque se dieron cuenta que los iban a fiscalizar y nos dejaron a todos arriba».

La municipalidad santiaguina anunció que se perseguirá judicialmente a esta persona, porque «acá no solamente está en riesgo que la máquina quede aquí que es lo de menos, sino que también está en riesgo la vida de decenas de personas que pudieron haber partido en este bus y a lo mejor las condiciones no eran las óptimas», aseguró Delgado.

El jefe de terminal de buses Nilahue, Guillermo Vergara, dijo que por su parte «vamos a tomar todas las medidas necesarias para sancionarlos y desvincularnos, nos dejaron muy mal parados».

Autor entrada: Redacción

Avatar