¿Concejal de la Unidad Popular o de la UDI popular? La historia secreta de Hugo Toro Galaz

¿El socialista Hugo Toro y el conservador Roberto Córdova?

En Pichilemu se dan esas extrañas curiosidades de la política. Hay un alcalde que se las da de socialista, pero que en verdad es un enconado reaccionario; y por otro lado hay un concejal que se las da de conservador, pero que es de origen socialista. Hablamos de Hugo Arnaldo Toro Galaz, edil de la derechista Unión Demócrata Independiente.

Toro nació el 5 de diciembre de 1953 en San Fernando, capital de la provincia de Colchagua, hijo de Aníbal Segundo Toro Campos y Sara del Carmen Galaz Quinteros. Cursó sus estudios secundarios en el Liceo de Hombres de esa ciudad, hoy llamado Liceo Neandro Schilling, aunque reprobó segundo medio en 1972 y no habría terminado la enseñanza media. Ese mismo año, Toro contrae matrimonio con Ruth Morales Piñats, hija del reconocido comunicador local Archibaldo Morales Villanueva, alias Chito. En noviembre nace su primer hijo.

Hugo se vincula fuertemente con su suegro, quien era director del periódico de la Unidad Popular, El Guerrillero. Su participación en el periódico no ha podido determinarse de forma concreta, pero sí consta que, junto a Chito, Toro participaba en los partidos de baby fútbol que se disputaban entre los medios escritos de la provincia, La Región y El Cóndor. Así se relataba uno de esos juegos:

EL GUERRILLERO LE DIO LA ZUMBA A LA VIEJA DE LA REGIÓN

El miércoles pasado, a las 19 horas en el Fortín Ferroviario, el equipo de baby fútbol de El Guerrillero le dio hasta por la pared del frente al equipo de La Región, ganándole por seis tantos a uno.

El equipo de El Guerrillero, compuesto exclusivamente por miembros de la empresa, formó de la siguiente manera: a la puerta el prensista cueva Sergio Córdova, que en una sola ocasión lo pillaron mirando para el cielo. En la defensa Luis Marmolejo y Pelayo Cornejo. En la delantera Hugo Toro y Luis Becerra.

El equipo de la vieja formó así. A la puerta José. En la defensa Becerra y Fullú. En la delantera Gálvez y Moya.

Cambios en El Guerrillero: Chitín Morales reemplazó por cinco minutos a Pelayo. Tuvieron que sacarlo porque era demasiado arriesgado. En La Región entró el Parche Chascón a reemplazar a Fullú, que estaba como follón de malo.

Goles. Hugo Toro de El Guerrillero marcó los dos primeros tantos, enseguida Marmolejo para el mismo equipo estructuró el marcador con dos goles más. Terminó la primera fracción: 4 para El Guerrillero, cero para la vieja. En el segundo tiempo los de La Región entraron como tigres, metiendo un gol de inmediato. Los guerrilleros se picaron y metieron dos goles más, el primero de Marmolejo y el siguiente de Luis Becerra, quedando el marcador definitivo en 6 para los guerrilleros y uno para la vieja.

En resumen a la vieja le metieron 6 pepinos. Llegaba a quejarse la pobre. Juegan la revancha en septiembre con comistrajo.

Para el próximo miércoles es posible que los guerrilleros deban verse el caracho con los del Condorito de Santa Cruz. Ese encuentro sacará chispas.

Los ejecutivos de El Guerrillero, al conocer el triunfo de sus muchachos, aseguraron que subirían los salarios sobre el tarifado nacional. Los hurras se escuchaban hasta en Lo Moscoso.

El director de La Región, señor Oscar Silva, se sacó los “cocodrilos” del bolsillo y el miércoles después del partido de baby fútbol se rajó en el Hotel Marcano con los jugadores del Guerrillero, terminando más cocido que huevo de paseo. ¡Chas gracias! (19 de agosto de 1972)

Pero Toro no solo jugaba con las pelotas, también era un acendrado adherente de la Unidad Popular. Esta adhesión la manifestó públicamente en varias ocasiones, en una de ellas dirigiéndose al director de El Cóndor y candidato a diputado del derechista Partido Nacional, Maximiano Errázuriz, quien había enviado cartas a todos los inscritos en el padrón electoral solicitando su apoyo. Toro le respondió en el siguiente tenor:

Señor
Don Errázuriz
PRESENTE

He recibido su carta con notable extrañeza. Me preocupa el cartero, qué habrá dicho, viendo el remitente que Ud.  es amigo mío. Y yo quiero decirle que yo no soy su amigo con el favor de Dios y de la Santísima Virgen María y la Virgen Tres Veces Admirable de Vicente Pallotti….

Me escribe porque recién voy a votar por primera vez en mi vida. Seguramente se consiguió mi nombre completo y dirección metiendo las sucias narices en el Registro Electoral. Protesto por este hecho, porque Ud. o sus secuaces son capaces de hacer cualquier enmienda o cualquiera canallada en esos registros. Si es legal hacerlo, debieran prohibir que individuos de su calaña metan las manos donde no deben meterlas.

No me asusta el marxismo, como Ud. tampoco me asusta. Guárdese sus consejos de vieja conventillera. Soy un hombre joven que tiene fe en el futuro de Chile y que siente una profunda pena por el pasado de la patria, que estuvo en las manos de hombres como Ud. que explotaron, que envilecieron, que mantuvieron para bien de sus intereses, en esta provincia, récords de analfabetismo. Un pasado tenebroso con 40 mil niños que se morían por desnutrición antes de cumplir doce meses. Tengo un hijo y no quisiera que nunca hombres como Ud. legislaran su vida.

Creo en la nueva patria y en el nuevo Chile, por eso estoy con el Gobierno Popular y con la Unidad Popular. A su carta le he dado el destino que se merece. Ud. sospechará cuál.

Sin ninguna cordialidad,

HUGO A. TORO G. (El Guerrillero, 24 de febrero de 1973)

Tras el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, Toro fue declarado reo por la Fiscalía Militar de San Fernando, acusado de infracción a la ley de control de armas aquel 25 de septiembre, y el Tribunal Militar en Tiempo de Guerra lo condenó por ello.

Su suegro Archibaldo, quien cayó en manos de los militares en septiembre de 1973, murió a consecuencia de torturas en noviembre del mismo año. Aunque tuvo otra hija con Ruth Morales en 1976, dos años más tarde anuló su matrimonio y solo un mes después se volvió a casar.

Toro dejó atrás su pasado en la Unidad Popular y, tras el retorno a la democracia, se inscribió en el partido de derecha Unión Demócrata Independiente. Ha sido «asesor legislativo» del diputado José Ramón Barros y los senadores Andrés Chadwick y Alejandro García-Huidobro desde el año 2002. Ejerció también como asesor en la coordinación territorial de la Gobernación de Cardenal Caro, entre enero de 2012 y marzo de 2014, durante el primer gobierno de Sebastián Piñera. Ha sido electo concejal de Pichilemu, representando a la UDI, por dos períodos: 2012-2016 y 2016-2020.

En el verano pasado intentamos conversar con Toro sobre su colaboración en el periódico El Guerrillero y su relación con su fallecido suegro. Aunque dijo que accedería a participar, y se le insistió en numerosas ocasiones, nunca concretó su colaboración.

Autor entrada: Redacción