Dardos cruzados entre el Club Deportivo Arturo Prat y alcalde de Pichilemu por fonda clausurada

Está ardiente la disputa entre el presidente del club deportivo Arturo Prat de Pichilemu, Esaú Aguirre, y el alcalde de Pichilemu, Roberto Córdova, en relación a los sucesos de hace unos días en la fonda La Bombonera, donde una “estampida” humana dejó a siete personas lesionadas mientras esas hordas buscaban entrar al recinto sin pagar entrada.

Aguirre responsabiliza a Carabineros y al municipio por los hechos, señalando estar “con la conciencia tranquila, pues el control de la turba dependía de las autoridades de Pichilemu ya que se formó afuera del recinto”, consigna Radio Cooperativa.

“El mar humano vino de afuera. Como teníamos quince guardias y un par de socios que terminaron medio aplastados, no se pudo contener a toda esa gente. No tuvimos apoyo de Carabineros, la municipalidad ni de la PDI”, dijo el dirigente, también propietario de un conocido restorán.

Exigió Aguirre que el alcalde entregue “un bono o alguna subvención” al club deportivo para compensar las pérdidas puesto que “tenemos que responder a los contratos que hay”. Según dijo, “perdió alrededor de 50 millones de pesos en ganancias tras el cierre de la fonda. Entre esa suma están los más de 15 millones que le debe a la orquesta que iba a tocar toda la semana, al igual que 15 millones en alcohol que se estropeó con las lluvias cuando no pudo ingresar a buscarlo en el local”.

El alcalde Córdova, por su parte, aseguró que treinta policías llegaron a reforzar la dotación de Carabineros en Pichilemu, que son 36. Además dijo que “el problema se habría evitado de haber abierto las puertas” de La Bombonera, pues “era mejor perder plata a generar ese problema que se provocó”.

Autor entrada: Redacción