La patética defensa del alcalde de Pichilemu a la futura medialuna de la comuna: “Las prioridades dependen de donde se miren”

El Concejo Municipal de Pichilemu durante la sesión que se aprobó el financiamiento del “centro campesino”.
Córdova Carreño, paladín de la reacción local.

La municipalidad de Pichilemu, que incumple las normativas de la Ley de Transparencia al no publicar las actas del concejo municipal, aún no libera el texto oficial del acta N.° 25 del 10 de julio pasado, en que un grupo de animalistas y vecinos manifestaron su oposición al proyecto de “centro campesino”, que incluirá una medialuna, y que será construido en la localidad de Ciruelos.

El Marino tuvo acceso al documento y en éste el alcalde se defiende diciendo que “las prioridades dependen de donde se miren” y que “ustedes como animalistas tienen sus criterios”.

Roberto Córdova Carreño, supuestamente socialista pero más conservador que José Antonio Kast, “explica que en el año 2014-2015 se compró un terreno con la finalidad de construir un centro campesino que contempla la construcción de una medialuna”. Agrega que “en el año 2017 se aprobaron los recursos, siempre que se aprueban los recursos para algo hay otras prioridades, ustedes como animalistas tienen sus criterios, siempre van a haber otras necesidades”.

Ante los cuestionamientos de que sería mejor invertir en el servicio de salud local, señaló que “el hospital no depende del municipio a diferencia de otras ciudades” (¿cuáles?), “el municipio es responsable de la salud rural”, enumerando algunas “obras” de “su gestión” (que en realidad son concretadas gracias al gobierno central y regional) para desligarse de su responsabilidad de dar luz verde a un proyecto innecesario ante las necesidades de Pichilemu, que él parece ignorar.

Córdova finalizó señalando, extrañamente, que “las prioridades dependen de donde se miren y vamos a discrepar, ya que no se ha dejado de apoyar a los deportistas y otras actividades”.

Autor entrada: Redacción

Avatar