Renunció recientemente nombrado ministro de cultura Mauricio Rojas tras calificar al Museo de la Memoria como un “montaje izquierdista”

Esta mañana, el ministro de las Culturas, de las Artes y el Patrimonio, Mauricio Rojas, presentó su renuncia al Presidente Sebastián Piñera, luego de la polémica de este fin de semana tras conocerse sus dichos del año 2016 sobre el Museo de la Memoria y de los Derechos Humanos.

“Más que un museo (…) se trata de un montaje cuyo propósito, que sin duda logra, es impactar al espectador, dejarlo atónito, impedirle razonar (…) Es un uso desvergonzado y mentiroso de una tragedia nacional que a tantos nos tocó tan dura y directamente”, dice en el libro “Diálogo de conversos”, en que Rojas comparte autoría con el actual canciller Roberto Ampuero.

Rojas había asumido el cargo este último jueves, reemplazando a Alejandra Pérez. Recibió numerosas críticas de agrupaciones de derechos humanos y desde el mundo de la cultura.

El Presidente Piñera, al aceptar su renuncia, señaló pasado el mediodía que “no compartimos sus opiniones y declaraciones respecto al sentido y la misión del Museo de la Memoria, que recoge los testimonios, las vivencias, las evidencias y las enseñanzas de un período muy oscuro en nuestro país”. Sin embargo, agregó que “tampoco compartimos la intención de ciertos sectores de nuestro país, que pretenden imponer una verdad única y que no tienen ninguna tolerancia y respeto por la libertad de expresión y opinión de todos nuestros compatriotas”.

En lugar de Mauricio Rojas, ex-parlamentario de Suecia, asumió la arqueóloga y directora del Museo Interactivo Mirador (MIM), Consuelo Valdés Chadwick, quien anteriormente ostentó cargos durante la dictadura de Augusto Pinochet.

Autor entrada: Redacción